Compañías automotrices le dirán adiós al “olor a auto nuevo”; es nocivo para la salud

0
31

Abrir un carro es una de las mejores sensaciones del mundo, y el efluvio a nuevo que se mantiene durante los primeros meses de usarlo es intoxicante… fielmente, y por eso está a punto de desaparecer.

Los carros recién salidos de factoría tienen un olor característico que no es creado premeditadamente a través de un aromatizante, sino que emana de los compuestos orgánicos volátiles (COV) de los materiales usados en los interiores de los automóviles. Es un efluvio sin igual, pero no es tan bueno como creíamos.

Hay ocho COV principales en el interior de un carro: acetaldehído, acroleína, benceno, etilbenceno, formaldehído, estireno, tolueno y xileno, y provienen de los plásticos, textiles, pegamentos y otros materiales con los que se fabrica el interior de un transporte cuando es expuesto a la luz y el calor. El problema es que estos químicos son nocivos al mezclarse.

El síndrome del automóvil enfermo es un cuadro de síntomas como irritación de luceros, estornudos, mareos, desatiendo de corriente, molestia, repugnancia y dolor de persona, asociados directamente con el uso de un carro nuevo.

Ya desde el 2005 había registros de reacciones alérgicas provocadas por el olor de autos nuevos, y en Corea del Sur comenzaron a establecer lineamientos sobre los COV en el 2007. El Ocupación de Tierra, Infraestructura y Transporte de esa nación hizo una averiguación, y descubrió que el 51.1 por ciento de los compradores de autos nuevos sufrieron este síndrome.

Países como Japón y Rusia incluso se dieron cuenta del problema, e hicieron normas sobre los materiales del interior de los carros. Ahora en China ya hay una código que obliga a los fabricantes de automóviles a consumir nuevos materiales sin olor en su producción, y que será actual a partir del 2021.

Este cambio de materiales es parte de la convocatoria Resolución Mutua No. 3 de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa, y seguramente pronto se extenderá a más países.

El olor a automóvil nuevo es incomparable, pero desgraciadamente igualmente es peligroso para la lozanía; así que cerrar los luceros y disfrutar el esencia en tu coche recién desencajado de la agencia será cosa del pasado.