Compartió el tatuaje que se hizo por la pandemia y 24 personas le mostraron sus tatuajes feos

0
63

Muchas veces tatuarse implica un inicio de demencia en algún momento de la vida, podría suceder en la adolescencia o durante una incertidumbre de fiesta desenfrenada en la universidad. Aunque esto tal vez derive en toda una pasión, inmortalizando momentos importantes de la vida en la piel, se debe tener cuidado de no tatuarse cualquier cosa.

En la red social TikTok ha nacido una nueva tendencia propuesta por la estudiante de medicina @hannanicbic luego de imprimir una historia señal “El tatuaje más tonto”, que acumuló 804 mil de visitas al instante. La tendencia provocó que más tiktokers comenzaran a compartir sus propias historias de tatuajes tontos y los traemos para ti.

1. El inicio de la historia

“Valientemente un radical se rehúsa a usar máscara”.

2. Pulgar sonriente

3. Té rex, es muy cómico

4. Esto sí que es muy extraño

5. Uno de esos compañeros sensibles e inseparables

6. En la palma de la mano, para no aburrirse

7. Bueno, cada quién sabe lo que se tatúa

8. Lo tiene desde hace cuatro abriles y sigue siendo su predilecto, dice “Odio al doctor Phil”

9. Ms. Pacman

10. Quizá se trata de su mascota

11. Ese tobillo parece congruo acertado

12. Bart inverso

13. No sabemos qué es lo que intentó

14. “No te hagas un tatuaje gratis”

15. Tal vez hubiera sido mejor tatuarse la mostrador de pinrel entera o una rebanada

16. El arte en sí no es para perdedores, este tatuaje tal vez sí

17. Ese Plancton no parece estar tan mal hecho

18. Diseños sobrado surrealistas

19. No quisiéramos pensar que se trata de una vulgaridad

20. Conveniente extraño

21. Vello portátil

22. Poco congruo sin sentido

23. Al menos podrá impulsar su imaginación con frijoles

24. “Corazhomero”

25. Ahí dice “¿Abejas?” ¿Quién pregunta por abejas con un tatuaje?

Quizá sean tatuajes poco vergonzosos, pero al final se pueden tomar como toda una suceso chusca. Adicionalmente, ya se pueden borrar, ya sea con sesiones láser o tatuándose poco encima. Lo que sí es cierto es que son para toda la vida y eso no lo va a cambiar mínimo, hay que pensar admisiblemente lo que se quiere tatuar, aunque como la experiencia de una loca mocedad, las personas no solemos arrepentirnos del todo.