El gobernador de Texas elimina el uso de cubrebocas y ordena que todo sea abierto al 100%

0
68

El martes 2 de febrero, Gregg Abbot, representante de Texas, revocó la orden que imponía el uso obligatorio de cubrebocas en vías públicas, levantando las restricciones vigentes sobre la operación de restaurantes y bares para evitar la propagación del coronavirus, convirtiéndose así en el primer estado en eliminar las medidas de lozanía a pesar de que las autoridades sanitarias han recomendado enfáticamente mantenerlas.

Durante su discurso en Lubbock, uno de los condados que sufrió un repunte de casos en noviembre a un ritmo tan desenfrenado que superó en tiempo récord la capacidad hospitalaria y disponibilidad de personal médico, afirmó que ya es tiempo de que Texas sea rajado y que la gentío ya no porte mascarilla.

Todos los negocios que quieran estar abiertos tienen que estar abiertos… igualmente acabé con el mandato sobre el uso de mascarilla en todo el estado de Texas.

– Abbot

Esta medida entrará en vigencia el próximo miércoles 10 de marzo. Adicionalmente, el dirigente republicano dejó muy claro que a pesar de esto, los negocios podrán admitir a parte sus actividades como mejor lo prefieran, ya sea limitando la capacidad de afluencia o implementando todos los protocolos de sanidad necesarios.

El dirigente dijo que las hospitalizaciones derivadas de infección por coronavirus en Texas se encontraban en su nivel más bajo desde hace cuatro meses y que el récord de inmunización indica que se han estado vacunando más o menos de 216 000 personas al día.

Adicionalmente, ha informado que ya han sido administradas más de 5 700 000 vacunas desde que arrancó la campaña de inmunización y ya se ha comenzado con la aplicación de vacunas de la marca Johnson & Johnson.

Aun con todo, Texas es el segundo estado de la Unión Chaqueta con el viejo número de contagios, que asciende a 2 662 020, adaptado detrás de California, que lo supera por aproximadamente un millón.

En cuanto a decesos, tiene registrados 43 939, que lo colocan rápidamente de California y Nueva York. Desgraciadamente, las cifras siguen aumentando, pues solamente durante la última semana, el promedio diario de muertes fue de 200.

Abbot ordenó el uso de cubrebocas en lugares públicos el mes de julio de 2020 tras percatarse de la inminente propagación de la enfermedad. Posteriormente de esa plazo, pudo ser manido en diferentes eventos públicos sin usar absolutamente ningún implemento para cubrir sus vías respiratorias.

El gobernante de Texas ha suspendido el uso de cubrebocas a pesar de las recomendaciones de expertos como Anthony Fauci, quien ha experto que el uso de estos implementos tiene que ser una medida que debe ser tomada en cuenta por lo menos hasta el 2022, ya que estamos en un momento en el que pueden aparecer nuevas cepas que puedan resultar mucho más contagiosas.

Al retirar el mandato, hizo el llamado a la población de aplicar la vigilancia personal para que sea mucho más posible manejar y mitigar la pandemia. De hecho, advirtió que los mandatos del estado no son mínimo necesarios.

Este paso ha sido cedido exacto cuando los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades han enfatizado que aunque la vacuna ya haya sido aplicada, las clan debe seguir usando mascarillas porque aun con eso pueden retornar a contagiarse.

Estos centros han recalcado que el distanciamiento social debe seguir siendo respetado, así como el lavado constante de manos y que se evite la aglomeración de personas en el interior y fuera de la casa.

El doctor James McDeavitt, vicepresidente y decano de asuntos clínicos de la Escuela de Medicina de Baylor en Houston, declaró que la inmunización es precisamente el camino para erradicar la pandemia, pero que aun no se ha llegado al punto en el que exista cierta protección y no lo estaremos al menos en los próximos dos meses.

Es un poco temprano para eliminar las medidas de mitigación para la propagación del virus. Me gustaría ver los números que tenemos por un periodo sostenido y por más muchedumbre vacunada.

– McDeavitt

McDeavitt dice que los descensos en los contagios han pasado de ser más de 3800 casos a la semana a 1700. Adicionalmente, el 20 por ciento de la población ya ha recibido por lo menos una dosis de la vacuna. Sin secuestro, incluso explicó que será durante las próximas semanas cuando los enseres del cese de medidas sanitarias pueda ser percibido, pues considera que el virus puede retomar fuerza si la responsabilidad personal pedida por el dirigente no es llevada a lugar por la población.

Quien se ha sumado todavía a la petición de los profesionales de la salubridad es la jueza del condado Harris, Lina Hidalgo, exhortando a la población a seguir usando mascarilla y, encima, comparar la infección por coronavirus con los apagones que afectaron a los residentes en recientes fechas oportuno a la tormenta invernal.

En el mejor de los casos, es una ilusión creer que el covid-19 es menos peligroso hoy que ayer. Peor, es un intento cínico para distraer a los tejanos de las fallas en la vigilancia estatal a nuestras redes eléctricas… Habitantes del condado Harris… Por patrocinio sigan usando mascarillas y eviten reuniones. Ahora solo queda hacer nuestra parte.

-Lina Hidalgo

Por su parte, el demócrata de Texas Julián Castro todavía sentenció la medida anunciada por Abbot, acusando que no tiene sustento estudiado alguno, sino que se trata de un movimiento muy desesperado de un político asustado, pues al parecer está perdiendo el apoyo de la concurrencia adecuado a su total incompetencia frente a la tormenta invernal.