EN UNAS HORAS Elon Musk y la NASA impactarán un asteroide para desviarlo como plan para “salvar al mundo”

0
20

Conocemos a Elon Musk por ser un millonario distinguido dueño de Tesla y SpaceX y una de las personas más ricas del mundo, cuyas intenciones son resistir a los humanos a Marte. Por algún tiempo, sus planes sonaron descabellados, hasta que comenzaron a tomar forma a través del plata y la ciencia. Ahora, con su empresa de fabricación aeroespacial trabajando con la NASA, apunta a hacer experimentos que pudieran librar a la humanidad del impacto de un asteroide con la Tierra.

El martes 24 de noviembre será un día específico en la historia de la exploración espacial, pues se pondrá en dirección la sonda de Prueba de Redireccionamiento de Doble Asteroide (DART, por sus siglas en inglés). Esta será puyazo desde la Colchoneta de la Fuerza Espacial de Vandenberg, en California, Estados Unidos, no antiguamente de la 1:20 a.m., hora del este. Esta saldrá en un cohete SpeceX Falcon 9 y su propósito será impactar con un asteroide para intentar modificar su trayectoria.

Esto puede sonar a la trama de Armageddon, pero hay que aclarar que actualmente ni en un relativo corto plazo, la Tierra estará cerca de una amenaza de tal nivel. Sin secuestro, los científicos quieren estudiar las posibilidades y así practicar las tecnologías de defensa planetaria. Según Thomas Statle, comprobado de programas de la División de Ciencias Planetarias de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, esta tarea, que será “bastante simple”, durará hasta el otoño de 2022 cuando DART se impacte con el asteroide.

El objetivo es Dimorphos, una vidriera pequeña de 140 metros perteneciente a Didymos, su asteroide padre. DART llevará solo un útil llamado DRACO, con el cual navegará la nave hasta su objetivo. Este tomará evidencia gráfica de la superficie de la vidriera con la que se conocerá su forma. Será cuarto importante en los 60 últimos minutos de acercamiento. Los científicos son conscientes de la complejidad, sobre todo a posteriori de abriles de simulaciones para prepararse.

Quiero opinar, es muy difícil, ¿verdad? En existencia, no hemos navegado hasta otro cuerpo antiguamente. Así que eso es verdaderamente un desafío.

—Betsy Congdon, Laboratorio de Física Aplicada de Johns Hopkins

La comisión terminará en 10 meses. Ahí se verá la fuerza de impacto y el impulso que este dejará en la reflejo. Se sabe que la nave espacial se moverá a 24 mil km/h y qué tan masiva será cuando se estrelle con Dimorphos, unos 560 kilogramos. Pero no se puede estimar cuál es el impulso que tendrá, pues esto depende de cómo esté compuesto el cuerpo celeste. Si son escombros, estos absorberán el ocurrencia como una porífero, pero si el objeto es más sólido, podrá tener un decano empuje.

Una vez que haya un impacto, iniciará la segunda grado del examen donde se observará desde la Tierra para entender si se logró desviar de su campo. Pero si no, hay una cometido de respaldo por la Agencia Espacial Europea que prevé editar una nave citación Hera para que llegue al asteroide en 2026 o 2027, tras su impulso en octubre de 2024. Estas misiones no solo nos ayudarán a establecer una forma de defensa, sino a conocer más acerca del universo.

La comisión científica DART, con otras misiones de asteroides de la NASA, está ayudando a dar forma a la comprensión de la comunidad científica planetaria de nuestro sistema solar, asteroides y cometas. En particular, DART arrojará más luz sobre las propiedades físicas de Didymos y Dimorphos de cerca, lo que a su vez puede extrapolarse a los miles de otros asteroides que aún no hemos visitado.

—Lori Glaze, directora de la división de ciencia planetaria de la NASA

La NASA hará una transmisión en vivo del despegue de la nave, así como una ronda de preguntas que los usuarios de internet podrán hacer y serán respondidas por un panel de expertos. El live está programado para el 23 de noviembre de 2021, donde tres científicos hablarán sobre la empresa DART y los planes para defender el planeta. La transmisión se podrá seguir por Facebook, Twitter y YouTube.

Los humanos pensamos que podemos hacer cualquier cosa en el sistema solar, incluso podemos mover cosas fuera del camino. La idea de poder mover, explotar y destruir o cambiar el hacienda natural como rocas y asteroides está fundamentalmente anclada a una cosmovisión imperial que considera que los humanos pueden hacer lo que quieran.

—Ellie Armstrong, cosmografía del espacio extranjero de la Universidad de Delaware