Nube en forma de hongo cerca de Chernóbil alarma a todos; ¿será una señal del fin?

0
139

Una cúmulo con la forma del hongo que se levanta luego de una acceso nuclear apareció cerca de Chernóbil, lo que de inmediato alarmó a los pobladores de Kiev, la hacienda de Ucrania, que se ubica a unos kilómetros del ocupación donde explotó un reactor nuclear en 1986, y que todavía está muy presente en la memoria de todos.

Recientemente la serie de HBO volvió a poner a Chernóbil en el debate de las personas, y ahora igualmente las nuevas generaciones tienen una narración de lo ocurrido, que ha sido la viejo tragedia nuclear de la que se tenga registro, obviamente posteriormente de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, durante la Segunda Lucha Mundial.

Al ver la extraña nubarrón muchos pensaron de que de nueva cuenta había sucedido un casualidad o, admisiblemente, que el gobierno de Vladimir Putin, en Rusia, estaría probando una armas nuclear; y todavía no han faltado quienes lo han interpretado como una señal de un inminente fin del mundo que estaría cerca de comenzar.

De inmediato las autoridades ucranianas trataron de calmar a los ciudadanos y empezaron a compartir fotografías para demostrar que simplemente se trató de una caprichosa forma natural, e incluso el Servicio de Emergencias de Ucrania bromeó un poco con lo sucedido y a través de sus redes sociales comentó: “Admítanlo, ¿quién se asustó?”

Estos tipos de nubes aparecen de vez en cuando por esta zona, y no son la señal de una ataque, sino de tormentas eléctricas que están por resistir, y adicionalmente tienen otra particularidad: se mantienen estáticas aunque haya vientos muy fuertes, y solas empiezan a dispersarse a posteriori de un buen rato, por lo que es popular que incluso se les confunda con ovnis.

Felizmente todo quedó solo en un susto, aunque es comprensible luego de lo que ya sucedió, y es que no es practicable exceder un incidente tan peligroso como la arranque de Chernóbil, pero en este caso cero más fue una cúmulo, y ojalá que no volvamos a ver nunca una arranque, ya sea por un reactor y menos por una bala.