Parlamentarios oficialistas ponen la lápida a Chile Vamos: «Es una coalición, que en la práctica, con este gobierno, deja de existir»

0
17

«Vamos a tener que discutir cuál va a ser el futuro de Pimiento Vamos, porque en la actos, es una coalición que con este gobierno deja de existir». Esas fueron las declaraciones del diputado Luciano Cruz-Coke (Evópoli) este miércoles desde el Congreso.

Los dichos del parlamentario, quien resultó electo para admitir como senador a partir de marzo de 2022, se dan solo tres días a posteriori de las elecciones presidenciales en las que José Antonio Kast (Partido Republicano) se impuso más 1,9 millones de votos, superando al candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, con quien se medirá en la segunda reverso el próximo 19 de diciembre.

Las palabras de Cruz-Coke van en la misma que lo dicho esta mañana por el senador del mismo partido, Felipe Kast, quien manifestó en Radiodifusión Infinita que «Pimiento Vamos tiene que especificar su futuro (…) si la UDI o RN deciden formar coalición con republicanos, Pimiento Vamos se terminará. Significa una re configuración de las coaliciones».

Sin bloqueo, los dichos de Cruz-Coke no cayeron muy aceptablemente al diputado Juan Antonio Coloma (UDI), quien señaló que «posteriormente vendrá el tiempo donde nosotros tengamos que evaluar cómo funcionamos como coalición y qué podemos hacer. Este no es el momento de nacer a crear o destruir coaliciones, este es el momento de todos juntos trabajar en la campaña de José Antonio Kast».

«H0y día en los hechos, los militantes estamos todos trabajando juntos, desde el Partido Republicano, la UDI, Renovación Doméstico, Evópoli el PRI estamos todos comprometidos con la candidatura de José Antonio Kast», agregó el parlamentario de la UDI.

La efectividad es que la trofeo de Kast en primera revés dejó a Pimiento Vamos a merced del candidato del Partido Republicano, siendo la UDI el partido más molido, lo que obligó tempranamente a la directiva a tener que soltar las apoyo y dar vía vacío a sus militantes, que prefirieron dejar su promesa pactada en primera reverso y fotografiarse con el líder del Frente Social Cristiano.

Frases como la de Cruz-Coke como la de Felipe Kast vienen a representar la desintegración del pacto y conglomerado oficialista como se conocía hasta hoy. Esto porque porque ya se instaló la incertidumbre respecto al futuro inmediato de una coalición que quedó a la deriva, esto no solo por poseer perdido frente a un movimiento en formación y que logró desangrarlos hasta dejarlos fuera de la carrera presidencial, sino todavía porque se quedaron sin su “líder”, quien a minutos de encargarse su derrota anunció que dejaba la vida pública, una forma más de evidenciar el ineficaz feeling que existió entre su propuesta, su comando y el ideario del sector que buscó representar. De esta forma, y sin un mástil del cual sostenerse, cada uno de los partidos correrá su propia suerte en un eventual pacto político, que nadie es capaz de calcular al día de hoy.

Uno de los grandes temores que existen en sectores alejados de J. A. Kast, es el de la propuesta de confluir todos en un mismo partido, siendo que la estructura contemporáneo ya no aguanta más, pero aquello –lo saben en RN y Evópoli– los obligaría a un nivel de mimetización que, “muy probablemente”, termine por dejar de representar a un electorado al que prometieron una visión que corre por el camino opuesto a aquel donde promete avanzar el sector del republicano.