Rata que detecta minas explosivas recibe medalla de oro por su importante trabajo

0
50

Si existe un trabajo de detención peligro, sin duda es el de detectar minas explosivas, pero todavía más increíble resulta memorizar que uno de los principales especialistas en esta bordado es una rata, que fue entrenada y desarrolló habilidades excepcionales para encontrar artefactos explosivos, lo que ha permitido excluir un buen número de vidas en África y Reino Unido, que es donde ha prestado sus servicios.

Magawa es el nombre de esta rata que fue encontrada en Gambia. Mide un poco más de 75 cms y pesa un kilo. Fue entrenada por Apopo, una estructura no estatal especializada en la situación y neutralización de minas explosivas, ya que son causantes de cientos de muertes o daños de por vida conveniente al impacto de uno de estos aparatos que son colocados sobre todo por grupos terroristas o por militares.

Desde 1990 esta estructura entrena ratas, a las que se les enseña a detectar el olor de un compuesto químico popular en los aparatos explosivos, y cuando lo encuentran comienzan a indagar hasta descubrir la mina, y como estas no se activan con el peso de una rata, resultan mucho eficaces, como lo ha demostrado Magawa, pues ya ha contrario 39 minas y otros 28 dispositivos considerados como enormemente explosivos.

Por su cultivo invaluable, ya que toda esa cantidad de artefactos explosivos hubieran causado un circunspecto daño, Magawa recibió una medalla de oro por parte de la estructura de apoyo a los animales People’s Dispensary for Sick Animales, y es que en los seis abriles que lleva detectando minas ha sido la más competente en su labranza, así que se trata de un apropiado gratitud.

Magawa ya tiene siete abriles, por lo que pronto se retirará del servicio, porque en promedio viven solo ocho abriles, aunque actualmente la estructura cuenta con otras 45 detectoras, y es que con estos animalitos pueden revisar una dominio del tamaño de una cancha de tenis en solo media hora, mientras que a un ser humano le tomaría hasta cuatro días usando un detector de metales.

Magawa es considerado un pequeño héroe, y es que no son pocos los casos en los que niños encuentran estos aparatos, con consecuencias terribles, así que la cultivo de este roedor y del resto de los que han sido entrenados es de una importancia optimista para evitar más daños, así que ojalá que les sigan reconociendo su trabajo y con esto igualmente cambia la percepción que tenemos de esta especie.