20 Diseñadores que se merecen un premio por su gran trabajo

0
92

La creatividad humana es poco impresionante.

Regularmente notamos los errores de los diseñadores, y lo hemos hecho en publicaciones como esta, pero ahora no es la ocasión. Ahora queremos rebuscar el gran labranza que algunos diseñadores hacen con sus creaciones.

En el ulterior relación encontrarás 20 creaciones de diseñadores que son poco impresionante y están hechos con cosas que todos conocemos. Continúa deslizando para que las conozcas:

1. Cerradura de puerta diseñada pensando en personas mayores (o intoxicadas).

 

2. ¡Una regla con lapicero incorporado! Muy expedito.

 

3. Este rompecabezas viene con un soporte para sostener la caja.

 

4. Simulador de resplandor del televisor encendido.

 

5. Este bolígrafo dice cuántas palabras puedes escribir en él hasta que te quedes sin tinta

 

6. Carpas residenciales de forma inusual de Marruecos.

 

7. Cronómetro de sol “digital”, impreso en una impresora 3D, que proyecta con precisión el tiempo en la tierra.

 

8. El logo del paraguas solo aparece cuando está mojado.

 

9. Nómina de compras de metal vintage.

 

10. Radiador victoriano de hierro fundido con calentador de pan.

 

11. Máquina de escribir de música.

 

12. Calendario de faltriquera que será válido hasta 2057

 

13. “Aparcamiento para perros” cerca del comedor donde se prepara la comida para aguantar.

 

14. Colmena de trabajo en el interior de la casa.

 

15. Hemos antitético el espejo consumado para narcisistas.

 

16. Embalaje Pringles de 1 patrón.

 

17. Pala con agujeros para trabajar en suelo húmedo.

 

18. Este frasco de medicamento muestra cuánto tiempo hace que lo abrió por última vez.

 

19. Una escultura que desaparece frente a tus luceros.

 

20. Un sticker que puedes pegar para memorar tu infancia.

¿Tú conoces creaciones así de impresionantes? ¡Déjalas en los comentarios! Comparte esta pasadizo con tus amigos diseñadores para que se inspiren con estas imágenes.

La entrada 20 Diseñadores que se merecen un premio por su gran trabajo se publicó primero en Porque no se me ocurrio.