21 Padres que primero se negaron a tener mascotas y ahora los quieren más que a sus hijos

0
55

Algunos padres ponen el alarido en el bóveda celeste cuando uno de sus hijos llega a casa con una mascota porque, según ellos, son una molestia y “ellos no se harán cargo” de esas criaturas, pero luego de un par de semanas parece que les renace su instinto paterno y terminan por quererlos tanto como a sus hijos. A continuación te mostramos 21 ejemplos de que esto sucede comúnmente.

1. Nadie puede opinar que aquí no hay cariño

2. Hasta la cocina

3. Le pone sus programas favoritos

4. Celebrando el cumpleaños de su bebé

5. Hasta su cobija le pone

6. Le hizo su mansión

7. Tomando una siesta

8. Al dos por uno

9. Pura ternura

10. Complicidad total

11. Y eso que no lo quiere

12. Con su bebé

13. Pasando la tarde juntos

14. Parece que el bebé ya creció

15. Broches

16. Para no agobiar al rey de la casa

17. La imagen del inclinación

18. Esperando sus regalos de Navidad

19. Viendo la televisión juntos

20. Le hizo su retrato

21. La mejor almohada