Abbott rompe el silencio tras cuestionado allanamiento a Comunes: asume “desproporcionado” uso de la fuerza y oficia a Carabineros

0
24

El Fiscal Doméstico Jorge Abbott finalmente rompió el silencio tras horas de cuestionamientos al gesticular del Empleo Manifiesto y Carabineros por el mediático alisamiento registrado en la tarde de ayer en la sede del Partido Comunes, como parte de las diligencias por el caso Karina Oliva.

A través de una manifiesto, publicada en las redes sociales del Servicio Sabido, el Fiscal Doméstico asumió que hubo un “desproporcionado uso de fuerza en el ingreso” a la sede del partido en el extrarradio Concha y Toro en Santiago, concretada ayer por un piquete de efectivos del GOPE y a solo horas de las elecciones presidenciales, parlamentarias y de consejeros regionales de este domingo 21 de noviembre.

«Lamentamos la forma, no la compartimos», dijo Abbott. «La diligencia, tal como se concretó, pudo afectar no solo la proporcionalidad en la persecución penal, sino y más relevante los derechos de las personas imputadas y no imputadas”, sostuvo el Fiscal Doméstico, quien “demandó un esclarecimiento urgente de los hechos y de sus razones”.

Por ello, pidió un referencia al Fiscal Regional Sur Héctor Barros y ofició al Director Gral. de Carabineros, Ricardo Yáñez, según señaló el Tarea Manifiesto.

La crítica de la Asociación de Fiscales

El mediático invasión fue condenado por la examen, con dardos a La Moneda, al Fiscal Doméstico y a Carabineros, donado que si proporcionadamente hay consenso en que se debe investigar a fondo el caso de fraude de subvenciones que involucra a Oliva y su círculo, es llamativa la diferencia entre este caso y otros de platas políticas.

Pero igualmente hubo críticas internas en el Tarea Manifiesto, porque la Asociación de Fiscales emitió esta etapa una confesión pública en donde es explícita en que “como gremio repudiamos absolutamente lo sucedido”.

Los persecutores apuntan básicamente a lo desproporcionado del eficaz y encima a la filtración del mismo, hexaedro que se trató de una diligencia transmitida en vivo por los noticieros. Es más, asumen que “impresionan las imágenes poco criteriosas en cuanto al uso desproporcionado de la fuerza” por parte de los efectivos del Gope que participaron del igualación, y que rompieron candados y puertas para ingresar al inmueble.

En su comunicado, si admisiblemente señalan que se trató de “una diligencia autorizada judicialmente para encontrar y preservar medios de prueba en una investigación en curso de alta relevancia para el país”, recuerdan que “los fiscales no contamos con policía propia, debiendo por tanto instruir a alguna de las policías para que ejecute dicha orden judicial”.

“En este caso, se encomendó la diligencia a Carabineros de Chile, impresionando las imágenes poco criteriosas en cuanto al uso desproporcionado de la fuerza, al porte de armas de fuego de alto poder, y la difusión coetánea de esta diligencia, afectando el principio legal de reserva o secreto y la dignidad de las personas involucradas”, señala la enunciación.

Los fiscales señalan que “desconocemos quién, vulnerando la obligación legal de reserva de la investigación, filtró la realización de esta diligencia, cuestión que es completamente improcedente, no solo por poner en riesgo la eficacia de esta diligencia intrusiva, sino que además implica una afectación innecesaria a los derechos de quienes están siendo investigados, cuestión absolutamente inaceptable en un estado democrático de derecho”.

La Asociación Doméstico de Fiscales recuerda que “en diversas oportunidades ha planteado la necesidad de realizar las modificaciones legales necesarias para aumentar y fortalecer los controles funcionales del Ministerio Público hacia las policías, con la finalidad precisamente de evitar actuaciones como la ocurrida, y así poder garantizar el pleno respeto de los derechos humanos y garantías constitucionales de todos nuestros ciudadanos, y de esta forma contribuir a sentar las bases de la nueva convivencia social que entre todos estamos construyendo”.

  • Vea las declaraciones de Francisco Colérico, presidente de la Asociación de Fiscales: