Conteo de fallecidos por Covid-19: persisten dudas con cifras de la era Mañalich

0
95

Desde el 22 de marzo, día del primer fallecimiento en Pimiento por un caso de Covid-19, notificado por el Minsal, las víctimas fatales no solo aumentan en número sino todavía crecen las dudas respecto al manejo de los datos y los números heredados de la era del ex ministro Jaime Mañalich.

Al revisar el posterior Documentación Epidemiológico adecuado del Minsal, quedan en evidencia las diferencias entre los datos que entrega el DEIS (Área de Estadísticas e Información de Sanidad) y las reportadas por la autoridad. El desfase comienza en marzo mismo, cuando el día 19 de ese mes esta entidad identifica el primer fallecido con coronavirus con PCR positivo, y el empleo reporta al primer fallecido recién el 22 de marzo, momento que es confirmada en el repositorio de datos en Github del Tarea de Ciencias, actualizado el 22 de junio.

En uno de los gráficos publicados en el documentación Epidemiológico se puede observar que la diferencia entre las cifras informadas por el Servicio de Lozanía y los fallecidos confirmados con test PCR del DEIS se mantiene durante todo el ampliación de la pandemia.

Jorge Pérez, investigador del Área de Ciencias de la Computación de la Universidad de Pimiento, puso foco en esta brecha que persiste hasta hoy. En un hilo en Twitter publicado ayer, el universitario advirtió que “el conteo de muertes -del Minsal- va 360 casos por debajo de las COVID confirmadas por DEIS”.

Pero la número podría ser aún más abultada, y el delta podría datar al 70 por ciento. Una ingreso fuente del mundo epidemiológico gráfica así las diferencias en los datos: al 6 de junio, los fallecidos anunciados bajo la metodología Mañalich eran 1.541, siendo que la data al 5 de junio de los decesos con PCR positivo de acuerdo con los datos del Registro Civil, eran 2.615. En cambio, los fallecidos con PCR positivo hasta el 5 de junio -según la almohadilla de datos del DEIS- era de 4.612.

Es proponer, durante los tres primeros meses Mañalich reportó casi un 70% menos muertos que los atribuibles a Covid-19 según el Deis, pese a que contaba en su escritorio con los datos elaborados por esta dispositivo técnica del Minsal.

Lo más circunspecto de todo esto -acota esta fuente a El Mostrador- es que resulta difícil tomar buenas decisiones de política pública si se considera menos de un tercio del impacto de la invasión, como lo hizo Mañalich. Y si el entonces ministro miraba las cifras del DEIS que le llegaban a su escritorio cada semana, la situación es mucho más agonizante, porque implicaría que negó la verdad para amparar una política pública fatalmente equivocada, añade.

Ajuste de cifras irresoluto

El estado contemporáneo de las cosas genera un marco similar al de comienzos de junio cuando Mañalich se vio obligado a corregir su metodología y en el reporte del 7 de este mes añadió en el total de fallecidos a las personas cuyo óbito está “presuntamente” vinculado a una infección por el coronavirus, sumando 653 personas al total.

Para Jorge Pérez, es necesario ajustar las cifras e incorporar las muertes por COVID confirmadas por el DEIS. “Contemos estas muertes como oficiales pronto @ministeriosalud pq se van a acumular y pasará lo mismo q con las 650 muertes y 31K contagiados q tuvimos q agregar de un día para otro distorsionando todo”, advirtió el investigador en el mismo hilo en Twitter.

Sin incautación, la subsecretaria de Sanidad Pública Paula Daza insistió hoy en validar la metodología empleada por la cartera. “El reporte diario tiene un criterio, y ese criterio está validado de acuerdo a cómo está informando diariamente la Organización Mundial de la Salud, que es en cuanto a los certificados de defunción que da el Registro Civil más aquellas personas que tienen una PCR positiva”, dijo durante el vaivén diario del Covid-19 en Pimiento.

De acuerdo con la subsecretaria, las cifras del DEIS se incorporan en el Crónica Epidemiológico semanal y sostuvo que las diferencias en el conteo de decesos se deben a una diferencia en la metodología. Adicionalmente, indicó que no se vislumbran cambios e insistió en que “el informe diario tiene una cifra que va a seguir dándose todos los días de esta manera”.

Con todo, las razones de la no integración de estos casos son diversas, pero un malogrado que han detectado matemáticos y epidemiólogos es que al centrar la guarismo oficial del Gobierno en los certificados del Registro Civil quedan fuera aquellas personas que murieron esperando su resultado positivo.

Otro caso son los errores de “tipeo” o ingreso de la información en el Registro Civil, ya que el sistema del Empleo lo que hace es identificar palabras Coronavirus, COVID-19 o Sars CoV-2, y un error en su escritura puede dejar fuera al fallecido del conteo oficial del Minsal. La diferencia es que como el DEIS revisa caso a caso, y cruza la información con Epivigila logra determinar el vinculo del fallecido con la pandemia.