Fingieron robar un banco como parte de una broma y ahora podrían ir a la cárcel

0
88

Existen dos clases de auge: la que ganas por un excelso esfuerzo, y la que obtienes cuando haces una gran tontería. ¿Cuál creen que se ganaron estos anteojos con la payasada de fingir un asalto?

Como una muestra más de que los influencers tiktokers son capaces de cualquier cosa con tal de aumentar el número de sus seguidores, esta vez Alex y Alan Stokes, de 23 abriles de tiempo, cruzaron la carrera con su ausencia inocente broma en California.

Este par de “estrellas de las redes sociales” se disfrazaron con ropa negra, pasamontañas  y unas mochilas cargadas de billetes. Hacían sonar un ruido como de inquietud de mesa, y salían corriendo por las calles haciéndose acaecer por ladrones que se quedaron sin su transporte de escape.

Obviamente fueron varias personas quienes hicieron llamadas a los servicios de emergencia, pensando que sí eran criminales. Pero el colmo del mal gustillo fue cuando los anteojos subieron a un coche del servicio Uber y le pidieron ayuda al conductor para “escapar del lugar del crimen”.

El chofer les pidió que bajaran de su transporte, pero a posteriori de que ellos se fueron la policía lo detuvo a él y lo hicieron descender de su coche a punta de pistola. Igualmente los oficiales creyeron que era un cómplice de este supuesto robo, pero él explicó lo que había pasado y lo dejaron ir.

Cuando la policía finalmente encontró a los mancuernas los detuvieron, pero al ver que todo era traidor los dejaron ir solo con una advertencia. Esto sucedió en octubre del 2019; sin secuestro, ahora el fiscal de distrito del Condado de Orange: Todd Spitzer, comenzó un proceso judicial contra los Stokes.

Estos son delitos que podrían activo resultado en que cualquiera resultara gravemente herido o incluso muerto. Los agentes del orden notorio han comité proteger al conocido y cuando cualquiera fuego al 911 para denunciar un robo a un asiento activo, van a reponer para proteger vidas. En cambio, lo que encontraron fue una especie de intento retorcido de obtener más popularidad en internet al poner innecesariamente en peligro a miembros del manifiesto y policías.

Cada uno de los broches fue marcado de detención falsa con violencia, amenaza, fraude e informar falsamente de una emergencia. ¿Querían ser criminales? Pues ya lo son, y si el prudencia error en su contra podrían desavenir una pena de hasta cuatro abriles en prisión.

Esto es lo que pasa cuando una broma muy pesada se le sale de las manos a la gestación que tiene mucha “creatividad” pero falta de sentido popular.