Frane Selak, el tipo más salado del mundo a quien la suerte le pagó al final todo lo que le debía

0
39

Estamos de acuerdo en que en un género de amigos siempre debe suceder uno al que le pasa de todo, cualquiera que es un auténtico Eugene (Yuyin) de Hey Arnold, pues se cae constantemente, se pasa la vida escayolado o incluso en el quirófano, pero de todas maneras es oportuno. Gracias a Dios nunca le pasan cosas mortales ni de alcance y siempre sale con aceptablemente de todo desnivel.

Encima, en la Antiguo Testamento existe la historia de Job, un sujeto garboso, víctima de la desgracia constante conveniente a una desafío entre Todopoderoso y el Diablo. Bueno, en la vida positivo existe un tipo muy parecido a Job y a Yuyin que resistió todos los infortunios de su vida, que no fueron pocos ni siquiera leves, y que al final se volvió rico al triunfar la rifa. Posteriormente de interpretar esto, recordarás el nombre de Frane Selak por el resto de tus días.

Este Job croata que actualmente tiene 92 abriles sobrevivió a siete accidentes de compromiso a lo holgado de su vida. De este hombre se podría proponer que tuvo una mala ráfaga y, al mismo tiempo, una gran fortuna al salir ileso de cada percance. La vida de Selak ha sido como una moneda al tonada en que la cara y la cruz se turnaban, y en la que al final, la cara le sonrió.

Sus experiencias cercanas a la homicidio comenzaron en 1962. Mientras realizaba un alucinación de Sarajevo a Dubrovnik, su tren se descarriló y cayó al río. Muchas personas murieron al instante, pero Selak logró salvarse al nadar hasta la orilla, aunque se rompió un articulación.

Un año posteriormente, Selak cayó de un avión pequeño cuando este perdió el control y la puerta de emergencia se abrió. En este azar murieron 29 personas a causa del desplome, pero él se salvó porque cayó sobre un productivo montón de paja que le salvó la vida.

Cuando parecía que la saña de Jehová contra el Job croata había llegado al colmo, dos abriles posteriormente, Selak vuelve a sufrir un contratiempo en autobús. Adecuado a que la carretera se encontraba congelada, el camión derrapó, se salió de un puente y se estrelló en un valle. Algunas personas murieron, pero nuestro afortunado croata, no.

Pero eso no es todo. En la período de los setenta, nuestro querido Selak tuvo otros dos encuentros cercanos a la homicidio de la misma índole. En 1970, el motor del carro que conducía empezó a incendiarse y Selak pudo escapar a tiempo antiguamente de que explotara. Tres abriles posteriormente ocurriría la misma situación y en esta ocasión igualmente lograría escapar, pero llevándose algunas quemaduras.

Posteriormente de estos fatídicos sucesos, Selak pasó más de 20 abriles en completa tranquilidad, pero no contaba con que las tensiones políticas de la antigua Yugoslavia jugarían en su contra. Bajo el horrible contexto de la última cruzada balcánica, Selak viajaba en su automóvil por la carretera cuando un camión de las naciones unidas le salió al paso y lo obligó a rebosar de la carretera. Por fortuna, Selak logró salir del carro en movimiento y terminar colgado entre las ramas un árbol.

En 1996, las fuerzas militares de Las Naciones Unidas se encontraban presentes en Croacia, Bosnia y Herzegovina adecuado, principalmente, al sitio de querella en Sebrenitza, donde se mantenían en condiciones inhumanas a miles de bosnios musulmanes que intentaban escapar de la combate. El puesto convertido en un campo de concentración no pudo ser controlado por Las Naciones Unidas y más tarde ocurrió una de las más grandes masacres del siglo XX, en la que miles de niños y hombres fueron asesinados y dejados en fosas comunes.

Quizá fue conveniente al contexto político de la Yugoslavia y de la Croacia de los abriles 90 en que los accidentes de Selak tuvieron oportunidad, pero este no quedó muy contento con la animación que la productora estadounidense This & That Visuals le dedicó, pues lo retrató como un hombre insulso y presentó los accidentes como cosas despojadas de toda historia. Sin secuestro, Selak sí aceptó contar su historia para un comercial de Doritos 3D, donde se le mostró como un sobreviviente.

Finalmente, en 2003, Frane Selak, el avezado de música nacido en Zagreb, ganó más de un millón de dólares en la sorteo.  El billete lo usó para comprar algunas propiedades, pero el resto lo regaló a sus familiares que seguramente aún sufrían las secuelas de la enfrentamiento.

Frane Selak ahora lleva una vida modesta y parece ser que Todopoderoso y el Diablo han dejado de apostar con él. Este Job croata fielmente ha pasado de todo e incluso es calificado por un video de YouTube como un “glitch en la Matrix” y lo usan como ejemplo para explicar la teoría cuántica. Sin duda, el destino y el universo nos han regalado la oportunidad de ver a la más increíble interpretación de Frane Selak.