Los cuestionamientos a Furche: el lobbista que congeló el proyecto de Reforma al Código de Aguas

0
396
loading...
loading...

Seis abriles de tramitación en el Congreso lleva el plan de Reforma al Código de Aguas. Fue propuesto inicialmente por una serie de parlamentarios y reformulado por el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. A pesar de que no ha sido una de las iniciativas anclas o estrellas del presente mandato, sí una parte importante del oficialismo ve en la presente compañía una de las pocas oportunidades de que una reforma de tal envergadura sea aprobada.

Por eso el anuncio del congelamiento de la tramitación del esquema hasta posteriormente de las elecciones, por parte del ministro de Agricultura, Carlos Furche, en el situación de la XIII interpretación del Conferencia Doméstico del Campo (Enagro), organizado por la Sociedad Doméstico de Agricultura (SNA), cayó como balde de agua fría entre la bancada oficialista y especialmente un colección de senadores de la Nueva Mayoría, aunque fueron celebradas por la examen y el sector de la gran agricultura.

La iniciativa había sido promovida por siete secretarías de Estado, los ministerios de Agricultura, Minería, Energía, Medio Bullicio, Posesiones, Hacienda y Obras Públicas, pero siempre fue dirigida por el titular de este postrer tarea, Alberto Undurraga. Es por eso que llamó la atención que fuera Furche quien diera la comunicado, acordado a posteriori de un cita con el sector agrícola, agradecido como uno de los “mayores lobbistas en contra de la reforma al Código de Aguas”, señala el senador Guido Girardi (PPD).

La señal es audiencia como un “balazo en los pies” para la presente filial, principalmente por las críticas, desde la examen y el candidato Sebastián Piñera, a que las promesas del Gobierno de la Nueva Mayoría finalmente “no se cumplen”. Encima, se acerca “sin pudor” a un sector del mundo empresarial que ha sido abiertamente contrario a la reforma del oficialismo, que investigación concretar el carácter de uso conocido del agua, adicionalmente de determinar nuevas formas de asignar los derechos del vitalista memorial y establecer condiciones para que los actuales propietarios mantengan la propiedad adjudicada sobre la cojín de la Constitución de 1980, que permite que los derechos de utilización de aguas ingresen como “propiedad privada” al patrimonio de quienes los adquirieron.

Furche argumentó que este esquema sigue siendo relevante para el Ejecutor y que esto solo sería una postergación hasta a posteriori de las elecciones. “Estamos seguros de que si se analiza desapasionadamente, con la información correcta, con lo que está presentado en el Congreso, no con los elementos que se le atribuyen muchas veces erróneamente, es posible llegar a la conclusión de que es un proyecto acotado y razonable”, indicó.

La molestia respecto al anuncio de Furche llegó allí y un clase de senadores oficialistas arribó hasta La Moneda y pidió explicaciones sobre lo ocurrido. Son ellos quienes destacan que este “estancamiento del proyecto” no deja a todos contentos en La Moneda, y que el mismo director universal de Aguas, Carlos Estévez, no estaba de acuerdo con el anuncio de Furche, pero añadieron que aún tienen fe en que la iniciativa puede ser aprobada en la flagrante dependencia, antiguamente de que cambie el Gobierno, y pueda eventualmente admitir Sebastián Piñera.

La diputada Yasna Provoste (DC) aseguró que esta “es un pésima señal” y enfatizó que “se produce el anuncio en una especie de guiño al empresariado agrícola que a lo menos es poco estético”. Por su parte, el senador Girardi afirmó que el argumento de que se debe esperar a que pasen las elecciones, para “calmar las pasiones” de la discusión, no corresponde, y que en el situación de elecciones es aún más importante el debate en torno a este esquema de ley.

La molestia respecto al anuncio de Furche llegó allá y un conjunto de senadores oficialistas arribó hasta La Moneda y pidió explicaciones sobre lo ocurrido. Son ellos quienes destacan que este “estancamiento del proyecto” no deja a todos contentos en La Moneda, y que el mismo director militar de Aguas, Carlos Estévez, no estaba de acuerdo con el anuncio de Furche, pero añadieron que aún tienen fe en que la iniciativa puede ser aprobada en la flagrante suministro, antiguamente de que cambie el Gobierno, y pueda eventualmente contraer Sebastián Piñera.

Pero esta frase del ministro de Agricultura solamente sería la materialización de un proceso de “dilación” de la iniciativa de ley, que se estaría dando en el Senado. Hasta el momento, la reforma al Código de Aguas solo ha acabado producirse el proceso de revisión de la comisión específico de Fortuna Hídricos y Desertificación, pese a que a fines de noviembre de 2016 pasó a su segundo trámite constitucional en la Cámara Suscripción.

De esta forma, el esquema lleva más de un mes “durmiendo” en la Comisión de Agricultura, la que sesionó por única vez respecto al tema el 4 de septiembre, ocasión en que se escuchó la exposición del director caudillo de Aguas. Posteriormente de dicha sesión no ha habido más citaciones en la comisión para pelear respecto al asunto.

Señales al mundo agrícola

Desde parte del oficialismo en el parlamento aseguran que el ministro de Agricultura ha jugado un rol “en contra” de la reforma ingresada por el Ejecutor, principalmente en el Senado. Aseveran que su despliegue ha sido similar al ejecutado por el ex subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco en la Cámara, principalmente en la Comisión de Hacienda, una posición muy distinta a la que se habría desplegado desde la Dirección Común de Aguas.

Si Micco habría impulsado la impronta “neoliberal” y “pro empresarial” durante la discusión de la reforma al Código de Aguas, el caso de Furche sería dispar. El “guardián de los agricultores” -como lo denomina un diputado oficialista- habría operado, hasta ahora, como un cortafuegos que intenta abastecer contentos a distintos grupos de interés que han generado fuertes presiones en el Senado, entre ellos, la Sociedad Doméstico de Agricultura, quien ha alzado su defensa de la mano de su fiscal, Eduardo Riesco.

Esto no sólo estaría evidenciado en la cuestionada señal que dio en la XIII interpretación del Combate Doméstico del Campo (Enagro), sino que todavía en sus intervenciones en las comisiones del Senado. En su exposición en Posibles Hídricos, el pasado 10 de enero, quedaron en evidencia sus intentos por poner paños fríos a la polémica por una posible desposeimiento estafa en el plan, posición levantada por distintos sectores agrícolas y la concurso, liderada por el senador Andrés Allamand (RN), quien asistió en distintas ocasiones a la comisión de Posibles Hídricos.

En la sesión, Furche calmó los ánimos y enfatizó que las reglas incluidas en la reforma “operarán para el futuro, de modo tal que no suponen una afectación de los derechos actualmente vigentes”. Encima, reiteró que la eventual incertidumbre que deriva de la tramitación del plan surge a raíz de interpretaciones sesgadas respecto de su contenido. Finalmente, manifestó que el plan “considera la escasez de recursos hídricos en el país, lo que genera la necesidad de otorgar un uso eficiente entre los distintos actores del sector”, indica el referencia.

Entre un orden de senadores oficialistas ha llamado la atención la cantidad de bienes que se ha destinado para el sector Agrícola, aseguran que esto no sólo responden a la tramitación del esquema, pero que esta anciano cantidad de financiamiento ha sido recalcada en distintas instancias por el Ejecutor.

Así lo hizo Furche, quien recalcó la “duplicación de los fondos asignados al sector agrícola, habida cuenta de la aprieto de ampliar las superficies disponibles para el cultivo, lo que, al mismo tiempo, requiere un mejoramiento de la eficiencia en el uso de las cuencas hidrográficas, evitando la especulación y la tenencia improductiva de los derechos de conveniencia de aguas.

Encima, añadió que dichas medidas de inversión, “contiguo al incremento de la inversión del sector privado y los planes de concesión de las obras de riego, contribuirán, del mismo modo, a mejorar la diligencia de los fortuna hídricos, afianzando la falta de establecer una pelotón entre el sector sabido y privado.

Esta inyección de bienes todavía fue recalcada por el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, “durante el análisis de la iniciativa se tuvo especial consideración por el parecer de representantes del sector agrícola, y que el Ejecutivo ha promovido una significativa inversión con miras a mejorar los índices de eficiencia en el uso de las aguas”, detalla el referencia de la comisión.

Por su parte, Carlos Estévez, director de la Dirección Universal de Aguas, detalló en la sesión del 3 enero, que durante el 2016 se entregaron $150 mil millones en mejoramiento de las condiciones de riego para el sector agrícola, “lo que constituye el doble del promedio anual de la última década, mientras que el aporte privado de los regantes fue de $24.000 mil millones”.

Inyección de bienes que es reconocida por parte del Campo, pero que no es suficiente para ablandar las críticas al proyectos, las que han sido enfocadas en que “la calidad de elemento vital del agua para el hombre va mucho más allá, siendo un elemento vital para todo ser vivo, incluidos aquellos con los que hombre se alimenta, y es un elemento vital para la economía y el desarrollo del país”, indicó el fiscal de la Sociedad Doméstico de Agricultura, Eduardo Riesco, el 14 de marzo en el Senado.

Agregó que el plan examen “sustituir el régimen de propiedad privada por el de concesión administrativa”, lo que sería inconstitucional, “por ser, en su conjunto, contrarios a las normas sobre el dominio sobre los derechos de aprovechamiento y sobre los atributos que se reconocen al derecho de propiedad”.

A rendir cuentas

Con el fin de “conocer la posición del gobierno frente a la tramitación del proyecto de ley que modifica el Código de Aguas” se “invitó” al Ministro de Agricultura, Carlos Furche y al Director Universal de Aguas, Carlos Estévez a la comisión de Bienes Hídricos de la Cámara de Diputados, que es presidida por la diputada Cristina Girardi.

Las autoridades de gobierno debían datar este miércoles 11 de octubre hasta Valparaíso, para rendir cuentas, en la sesión de las 17:00 hrs. cita que fue “suspendida”, y re-agendada para este miércoles 18 de octubre, aunque no hay razones claras de este aplazamiento, en el interior del Congreso aseguran que fue por un tema de “agenda”.

El objetivo del lucha es ver si el Ejecutor “tiene previsto impulsar el pronto despacho -del proyecto-, atendida la importancia que reviste dicha iniciativa para solucionar diversos problemas que se presentan por los vacíos de la actual normativa”.

loading...