Se emborrachó y cuando despertó descubrió que se cambió el nombre y se puso “John Cena”

0
65

Las historias de noches de copas que se salen de control se cuentan por montones, aunque algunos las guardan en secreto porque les da pena examinar lo que hicieron o ni siquiera se acuerdan de sus aventuras, tal como lo vimos en las famosas películas de ¿Qué pasó ayer? Ahora esta historia nos confirma que nadie está exento de cometer alguna enajenación cuando el vino en exceso se apodera de ellos.

Resulta que Lewis Oldfield, como solía llamarse este damisela britano de 23 abriles, estaba de fiesta con sus amigos y de repente se pusieron a imitar las presentaciones de los gladiadores de la lucha independiente, así que a él lo presentaron como John Cena. Ya sabemos que al calor de las copas, todo puede suceder, así que empezaron a surgir los retos, aunque nadie esperaba que fueran tan allí. La cuestión es que a Lewis ni siquiera le gusta la lucha huido…

Estábamos jugando, fingiendo hacer anuncios como en la WWE y uno de mis amigos estaba presentando a John Cena.

-Lewis Oldfield

De pronto surgieron las apuestas y los retos para ponerle más sabor a la velada. Al principio se habló de que Lewis se hiciera un tatuaje de John Cena, poco que ya se ha vuelto popular en los retos de borrachera, pero sus amigos fueron más allá y lo retaron a que se cambiara su nombre por el del contendiente, y como este damisela nunca dice que no cuando cierto lo reta, aceptó.

Luego de respaldar unos 150 dólares, arregló documentos bancarios y hasta su pasaporte para que tenga su nuevo nombre: John Cena. A posteriori de la borrachera, este no le pareció tan mal y decidió conservarlo, aunque todavía no tiene el valencia para decírselo a su padre, ya que es una persona muy seria, en cambio, su madre lo tomó con sentido del humor. Un cambio no le viene mal a nadie. Adicionalmente, su nuevo nombre es cachas y popular.