Un estudio revela que hace 20,000 años sucedió una epidemia de coronavirus en Asia

0
58

Todo el mundo fue sorprendido con la pandemia de coronavirus que inició a finales del 2019. Sin confiscación, la presencia de esta grupo de virus no es nueva. De hecho, la investigación al respecto se remonta a hace 820 abriles, pero el rastra más antiguo va mucho más allá de esto. Los resultados de un fresco estudio de un reunión de investigadores de la Universidad de Arizona, dirigidos por David Enard, biólogo evolucionista, son positivamente sorprendentes.

En los últimos 20 abriles hemos sentido el golpe de tres diferentes variedades de la comunidad de los coronavirus, causantes de las enfermedades conocidas como MERS, SARS y, por supuesto, el covid-19. Hasta lo que se sabe, la teoría más aceptada es que se transmiten de algunas especies como los murciélagos u otros mamíferos al ser humano, aunque existen más tipos de coronavirus que no son tan agresivos pero que están presentes en nuestro medio esfera.

Los investigadores han estado indagando sobre los historial de los coronavirus y encontraron al HCoV-HKU1, que infectó a humanos en la plazo de los 5o, y al HCoV-NL63, que estuvo presente hace 820 abriles. Los expertos analizaron el objeto que los coronavirus han tenido en el ADN de los seres humanos, comparando muestras de miles de personas de 26 poblaciones en todo el mundo.

Los resultados se publicaron en la revista Current Biology y encontraron que en las personas provenientes de Asia del Este había 42 genes con una interpretación dominante que indica que estas personas se adaptaron a una forma antigua de coronavirus, ya que desarrollaron una mutación que los hacía resistentes a esta modificación y que se fue compartiendo de gestación en vivientes.

Esta respuesta inmune se generó entre 25 y 20 000 abriles antaño, lo que sin duda es el indicio más antiguo que se tiene de estos virus. Es importante memorizar que estos nos han acompañado durante un buen tramo de nuestro enredar por el planeta, porque al conocer los mecanismos de aclimatación, tal vez se puedan replicar para aplicarlos delante la modificación contemporáneo que causa el covid-19 y para otras que aparezcan en el futuro.

Divulgamos evidencia de una oleada de coronavirus de 25 000 abriles en el este de Asia con colchoneta en el observación de los genomas del huésped. Luego trabajamos con @KalexandrovAU para confirmar las interacciones entre los genes humanos seleccionados y el SARS-CoV-2.

Sin bloqueo, para otros genetistas no hay evidencia suficiente de que hace tantos abriles se haya vivido una pandemia de coronavirus en Asia del Este, así que hará desliz más trabajo al respecto. David Enard destaca que esto es importante porque nos deje de que las enfermedades provocadas por estos virus son recurrentes en los seres humanos y debe ser una alerta para estar preparados delante una nueva modificación que provoque otra pandemia.