Alemania instala refugios equipados para personas en situación de calle por el frío

0
62

Ulm es una ciudad alemana ubicada a 120 kilómetros al oeste de Múnich, considerada como la más saludable de ese país oportuno a que le ofrece a sus ciudadanos condiciones de vida excepcionales, pues la contaminación atmosférica es muy depreciación y el servicio de sanidad, así como el ejecutor social y crematístico son asaz decentes en comparación con otros lugares.

Sin incautación, durante el invierno presenta un clima extremadamente frío, con temperaturas de hasta 10° bajo cero, razón por la que organizaciones humanitarias del puesto decidieron instalar refugios inteligentes llamados Ulmer Nest (Madriguera de Ulm) en lugares como parques, plazas y lugares estratégicos para que puedan ser utilizados por personas sin hogar.

Estos refugios están hechos de madera y metal, dando protección y aislamiento contra las inclemencias del clima como chaparrón, pedrisco, cocaína y los fuertes vientos propios del crudo invierno representativo de la región, adicionalmente de apuntalar que el viento circule de forma correcta.

Cuentan con algunas mejoras hechas a las cápsulas presentadas en 2017, como paneles solares para tener luz eléctrica en el interior de la cabina y una red de radiodifusión independiente que permite al sucesor comunicarse sin la indigencia de internet.

Todavía tienen un sensor de movimiento que manda una señal de alerta a la estructura Caritas Ulm-Alb-Donau cuando estos están ocupados. Esta es la que se encarga de darles mantenimiento y ofrecer ayuda a la persona que la utilizó si es que la necesita.

Aun con todos estos aditamentos, los refugios no tienen cámaras, lo que garantiza la privacidad del o los usuarios, pues son lo suficientemente espaciosos como para abrigar a dos personas. Se pesquisa ir mejorando estas unidades con otros tipos de complementos como lo referente al sistema de interrupción, aislamiento térmico y economía de energía, que ya de por sí son asaz amigables con el medio circunstancia.

Estas cápsulas ofrecen protección y seguridad a los habitantes con decano requisito de refugio y se calma que con el paso del tiempo esta idea se vaya implementando en otros lugares de Alemania, que en el año 2019 contaba con un cercano de 65,000 indigentes. De hecho, no se ha descartado la posibilidad de colocar estos refugios en otras partes de Europa donde el clima puede cobrar vidas de personas sin hogar.