Conoció a su crush en ‘Among Us’ y no le pidió sus datos; ahora lo está buscando

0
53

Antaño encontrábamos a la persona de nuestros sueños en la escuela, los paseos de la ciudad o incluso en los autobuses; pero todo eso ha cambiado adecuado a la cuarentena, y ahora es en el vasto y entretenido mundo digital donde tiene que florecer el simpatía.

Among Us  se ha convertido en el nuevo surtido vírico del 2020, en el que es debes ir pasando niveles eliminando a los impostores, o aniquilando a los demás jugadores sin que te descubran. Pero encima de sus locas tramas, engaños, misiones, asesinatos y “funeadas”, todavía hay espacio para el romance.

Una jugadora de España conocida en linde como trufa jugó una partida de Among Us, y ahí se encontró con el atleta Stalin. Estuvieron platicando solo por un momento, lo suficiente para entender que eran el uno para el otro, pero demasiado corto como para descubrir la guisa de encontrarse en el mundo verdadero.

La partida se terminó y tuvieron que despedirse. trufa quedó totalmente enamorada de este tahúr, y decidió compartir capturas de pantalla con la conversación, plazo y código de la partida en su cuenta de Twitter con la esperanza de encontrar a su media naranja espacial.

“NECESITO QUE ME AYUDÉIS A ENCONTRAR A MI CRUSH DEL AMONG US es de móstoles tiene 17 años y hemos tenido una historia de amor. le prometí q subiría esto y que nos reencontraríamos”.

1. El momento romántico

2. La promesa

3. la decisión

La publicación de trufa conmovió a los internautas de las redes, ya fue retuiteada más de 13,800 veces, y tiene más de 43,600 reacciones. Por una parte hay quienes solo se entretienen con esta loca historia de sexo, otros le desean buena suerte y igualmente hay unos que francamente creen que es ridículo enamorarse tan pronto de alguno en un videojuego, sobre todo si es uno ahíto de impostores.

Teniendo en cuenta que Among Us es un videojuego que cuenta con cientos de miles de usuarios tal vez será poco complicado que este par de tórtolos vuelvan a coincidir, pero al menos su idilio ya se hizo célebre en Internet. Quizá adaptado cuando estaban a punto de darse su número telefónico los funaron de la partida, qué disgusto.