El misterio Shaffer: el hombre que entró a un bar, nunca salió y nadie lo volvió a ver

0
80

Las personas tienen una gran amor por las investigaciones criminalísticas y todo lo relacionado con ellas. Estas siempre nos sorprenden, no importa si son acerca de un criminal serial, casos de conspiraciones o una desaparición sin ninguna explicación, como el caso que te presentamos a continuación.

Brian Shaffer nació en Pickerington, suburbio emplazado a las extrarradio de Columbus, Ohio, en donde se encuentra la Universidad Estatal de Ohio, lado en el que este pequeño cursaba sus estudios.

Brian era el longevo de los dos hijos de Randy y Renee Shaffer. Se graduó de la escuela secundaria en el año de 1997. Después, ingresó a la Universidad Estatal de Ohio con su estudio de pregrado y en 2003 se graduó con un título en Microbiología.

En 2004 inició sus estudios en la Potencial de Medicina de la Universidad Estatal de Ohio y mientras cursaba su segundo año de carrera, en 2006, su madre falleció, víctima de mielodisplasia, una especie de cáncer que afecta directamente la muerte.

Brian tenía una relación sentimental con Alexis Waggoner, una compañera de su misma colegio. Ella, su clan y amigos creían que le propondría casamiento ese mismo año durante un alucinación a Miami que la pareja planeó con mucha delantera para las recreo de primavera.

Brian solía comentar en pláticas que era partidario de resistir un estilo de vida relajado, por lo que este destino vacacional era muy atractivo para él, pero a la vez se mantenía firme en terminar su formación como médico. Sin requisa, según sus amigos, su verdadera aspiración era fundar una partida musical al estilo de Jimmy Buffett.

Recordemos que para este tipo de casos conviene tener en cuenta hasta el más pequeño detalle que pueda darnos una pista. Ahora pasemos a los hechos de su desaparición.

Las clases del semestre en la universidad terminaron el viernes 31 de marzo de 2006, comenzando el periodo vacacional en primavera. Para celebrar esto, Brian y su padre salieron a cenar y mientras hablaban, Randy notó que su hijo mostraba sufrimiento por acontecer pasado noches sin descansar por estudiar para sus exámenes.

Brian quedó de hallarse ese mismo día con su amigo Florence a las 9:00 p.m. en un bar llamado Ugly Tuna, situado en South Campus Gateaway sobre High Street. Aproximadamente a las 10:00 p.m., Brian llamó a su novia, quien había regresado a casa de sus padres en Toledo, Ohio, pues ella deseaba visitarlos antaño de irse de recreo a Miami.

Después, Brian y Florence asistieron a varios bares para al final dirigirse a Arena District, superficie conocido por ser un vecindario donde hay muchísimos bares. Pasada la media indeterminación se encontraron con Meredith Reed, una amiga de Florence que se unió a su fiesta. Ella los llevó de revés al Ugly Tuna y mientras se encontraban allí, Brian se separó.

Al notar que Brian tardaba en regresar, Florece y Meredith comenzaron a llamarlo repetidamente, pero a posteriori de varios intentos, el par de amigos decidió marcharse del oportunidad aproximadamente a las 2:00 a.m., esperando ver a Brian, pero cuando se percataron de que no se encontraba entre la clan, dieron por hecho que ya había regresado a casa sin avisarles.

Ese fin de semana, tanto su novia como su padre intentaron establecer contacto con él, pero no obtenían respuesta alguna. De hecho, el lunes por la mañana se perdió el revoloteo a Miami que Alexis y él tenían programado. Luego de esto fue reportado como desaparecido frente a la policía de Columbus.

Las autoridades comenzaron las indagaciones de su desaparición en el bar Ugly Tuna, que contaba con cámaras de seguridad. Las grabaciones fueron revisadas cuidadosamente y en algunas de ellas era posible ver a Brian, Florence y Meredith subir por la escalera de la entrada principal del establecimiento a la 1:15 a.m.

Luego de esto, puede encontrarse a Brian a las suburbios del bar en torno a de la 1:55 a.m. platicando con dos chicas. Posteriormente desaparece del rango de visión de la cámara, dirigiéndose de nuevo a la entrada del bar para aparentemente retornar a ingresar a este. Sin incautación, lo raro fue que las cámaras no pudieron comprender su salida cuando el bar cerró.

Los investigadores llegaron a desarrollar que se cambió de ropa estando interiormente del bar o se puso una capucha para salir con la capital agachada con el fin de ocultar su cara y soslayar a las cámaras. Encima, se llegó a pensar que pudo tener saliente por la puerta trasera del establecimiento, pero esta no era para uso conocido y la zona a la que daba la salida era alrededor de un dominio en construcción, por lo que la policía pensó que sería complicado caminar en un estado habitual y más en estado alcoholizado.

Los oficiales se dispusieron a comprobar las imágenes de otros bares para ver si sería posible explicar cómo es que Brian se había retirado del bar, pero ninguna de las imágenes captadas por las cámaras de los tres bares más cercanos mostraron algún indicio de a dónde pudo tener ido.

La búsqueda comenzó a explayarse desde ese bar, hasta se usaron perros policía para rastrearlo. Luego aparecieron carteles para intentar dar con su paradero​. Encima, se buscó en el sistema de alcantarillado, pero no se tuvo ningún avance. Por otro flanco, su piso en King Avenue estaba en orden y su coche aún se encontraba estacionado fuera.

Luego de tanta búsqueda, la policía consideró la posibilidad de un suerte o una broma. Como la asesinato de su madre era muy nuevo, llegó a pensarse que se iba a deplorar en soledad, pero su desaparición era permanente y no se encontraron razones para que lo haya hecho voluntariamente.

A las personas que vieron a Brian durante la oscuridad de su desaparición se les pidió hacer la prueba del polígrafo. El padre de Brian y Meredith lo pasaron, igual que todos los demás, pero Florence se negó a hacerlo.

La novia de Brian llamaba todas las tardes a su teléfono antaño de copular y le dejaba algunos mensajes de voz, pero en una ocasión el tono de contestación sonó tres veces. Sin requisa, la empresa telefónica declaró que lo que se escuchó fue un error de computadora. Incluso se llegaron a investigar posibles avistamientos en Michigan, Texas y Suecia.

Su padre inició la búsqueda de su hijo por su cuenta, hasta asistió con un psíquico que le dijo que el cuerpo de su hijo se encontraba bajo un parada, por lo que él, el hermano de Brian y parentela interesada en el caso comenzaron a averiguar a las orillas del río Olentangy, pero no encontraron mínimo.

Esta posibilidad llevó a la policía a considerar la teoría de que Brian murió a manos del enemigo serial Cara Sonriente, pero al final fue descartada. Luego, en 2008, Randy Shaffer murió a causa de una rama que se desprendió de un árbol y que lo golpeó fuertemente.

La verdad es un caso conveniente extraño. Acertadamente dicen por ahí “no hay crimen perfecto” y, claro, eso se puede comprobar porque la verdad siempre sale a la luz. Muchos dicen que Brian salió esa confusión del bar y que vive una vida nueva. Encima, se ha llegado a pensar que tubo acuerdos con las autoridades del oportunidad para salir desapercibido, pero esto no se ha comprobado de ninguna forma.