Quinceañera celebra compartiendo comida con inmigrantes que van hacia Estados Unidos

0
43

Una quinceañera siempre será motivo de gozo y celebración, no solamente para quien cumple sus quince primaveras, sino para toda la grupo y amigos de la festejada. El día de hoy te presentamos un muy particular festejo, pues la muchacha en cuestión decidió compartir su dicha con un clase de migrantes.

Resulta que Nancy, una chica originaria de Reynosa, Tamaulipas, compartió el simposia que se ofrecería en su fiesta de cumpleaños con algunas personas que se dirigían a cruzar la frontera con Estados Unidos.

Nancy padece diabetes y lucha contra un tumor en el cerebro, producto de un cáncer, por lo que Ari Falcón, una mujer que se dedica a organizar este tipo de festejos tradicionales para chicas de escasos posibles, hizo todo lo posible para hacer efectividad el sueño de esta chica.

Sin confiscación, el día que se celebró la fiesta no llegaron todos los invitados, que al parecer no eran pocos, por lo que sobró mucha comida y desecharla no era una opción. Así que se aprovechó de la mejor guisa que se les pudo ocurrir. Nancy y sus familiares llegaron a una plaza de la zona conocida por ser el punto donde varios grupos de migrantes se organizan para cruzar la frontera.

Nos hizo desliz muchos invitados el día de hoy, nos sobró platillos y decidimos venir a la plaza de las Américas, donde están todos los migrantes, posteriormente de la fiesta…Decidimos compartir con todos ellos.

– Ari Falcón

La verdad es un gran expresión humanitario y conmovedor que no puede producirse desapercibido. Finalmente, los alimentos siempre son una gran muestra de afecto que quizá no tiene una forma certera de agradecerse. Al momento de repartir la comida, algunos de los migrantes platicaron con Nancy y uno de ellos le dio ánimos para vencer el cáncer que padece.

Será un día que nunca olvidaremos. No solo hicimos verdad un sueño, sino que vamos a poder realizar el de las otras personas.

– Ari Falcón

Este tipo de acciones verdaderamente nos devuelven la fe en la humanidad y siempre serán dignas de toda arrobo. Desgraciadamente, no son poco que pueda hallarse todos los días, pero estamos seguros de que sí suceden, pues muchas de ellas no son documentadas en redes sociales.