Falleció Manuel Martínez, el histórico camarógrafo que registró el ataque a La Moneda en el Golpe de 1973

0
97

El óbito del camarógrafo Manuel Martínez, que registró la histórica reproducción del instigación a La Moneda la mañana del 11 de septiembre del 1973, fue informado hoy por sus familiares y cercanos.

A lo dadivoso de su trayectoria profesional, Martínez se desempeñó en diversos medios de comunicación, como Mega y TVN y asimismo estuvo mezclado al ámbito jurídico.

En una entrevista que concedió a TVN, el comunicador relató cómo fue esa mañana del Merienda cuando desde el Hotel Carrera capturó algunas de las imágenes más impactantes de nuestra historia.

“Yo me encontraba a las 7 de la mañana en el Canal Nacional con mi asistente, Dagoberto Quezada. Llegábamos a esa hora porque hace 2 ó 3 meses se decía que venía algo, estas cosas de pasillo que uno se tomaba a la broma diciendo que va a pasar”, contó.

Sin confiscación, según señala, el destino le deparaba un proscenio directo en la histórica cuadro: “Nos llama José Miguel Varas, director de prensa del canal, y nos dice que llevemos el material, vayamos La Moneda, pero que no arriesguemos nuestras vidas y que al primer intento que ustedes vean ‘rajen al canal’”.

“Posteriormente llegamos a La Moneda y ya estaban los Carabineros defendiendo con sus armamentos mirando al cielo, mientras yo trataba de entrar a La Moneda, porque ahí estaba el gerente general de televisión. Sin embargo, Carabineros nos dijo que nos fuéramos de ahí”, sostuvo.

“Después nos dimos cuenta que hubo un relevo y nosotros nos preguntábamos qué pasa, ya que había corresponsales en el Hotel Carrera que habían bajado a mirar, éramos puros gráficos”, señala.

El relato comienza a “volverse más oscuro”, según Martínez, “cuando ingresan cuatro tanques; uno desde el sector oriente por Moneda y toma posición; otro se queda en la esquina de Teatinos con Moneda; otro en Agustinas con Morandé, mientras que el otro se ubicó en Teatinos. A lo que yo miro y con nervios me dirijo a tomar la imagen de un tanque cuando veo que sacan la escotilla de arriba y sale un militar y me dice un par de garabatos diciéndome que me vaya”, agrega.

“Yo creo que nadie puede decir que es valiente, porque en ese momento nosotros corrimos hacia Agustinas y me enganché con el cable de cámara y me fui de espalda. Cuando me paro llega un corresponsal de Londres y me auxilia y me lleva hasta el Hotel Carrera diciéndome que está en el piso 12 y ahí fuimos para allá”, prosigue.

Martínez continuó con su relato contando que los disparos incluso llegaron hasta el hotel en el que estaba sito: “Cuando comienza la balacera y pasan los aviones, empezaron a dispararnos a nosotros porque pensaron que, según un informe que se vio después, en el piso 12 había un comando cubano. Comenzaron a disparar y la sala se llenó de yeso con 27 tiros en la habitación, en un momento ya no veíamos nada con el humo”, enfatizó Martínez.

“De pronto cuando vienen las balas sube el personal a bajarnos al subterráneo y nos dice que íbamos a estar mejor y ahí mencionan que viene un equipo a sacar al personal de Televisión Nacional. Pero los corresponsales nos llaman y nos rodean a nosotros, que éramos 3, y nos dicen que van a defendernos, ya que estábamos todos los periodistas juntos” confesó el camarógrafo.

Sin secuestro, el momento exacto de las imágenes llegó cuando se encontraban en pleno descenso hasta el subterráneo: “Cuando vamos bajando, llegamos al entrepiso y yo veo que hay un buen ángulo de La Moneda, pasan 2 y yo me ‘fondeo’ hasta lograr colocar mi lente ahí, frente a La Moneda”.

“Tomo la imagen del entrepiso y en ese momento es cuando se quema la bandera, y justo había comenzado a llover (…). Cuando pasa eso y la bandera se va en el aire es la parte que duele más como chileno y trabajador”, añade.

La historia del profesional que capturó el histórico registro continúa, ya que en la entrevista mencionó que inmediato a su equipo tuvo que quedarse dos días en el subterráneo, y  recién el día jueves los dejaron salir a eso del mediodía.

Una vez que retornó al canal, todo había cambiado. La época estaba a cargo de un militar de la aviación y, según relata, lo enviaron en un avión hasta Calama. Mientras, sus imágenes salieron a la traza recién en diciembre del año 1973, casi tres meses posteriormente.