Inusual ejemplar de pingüino blanco aparece en las Islas Galápagos y se vuelve sensación

0
68

¿Destino este amigo atún y gordito está usando un smoking de color blanco? Este pingüino se volvió la sensación del Parque Doméstico de las Islas Galápagos conveniente a su plumaje único.

La biodiversidad en este archipiélago del Pacífico es muy amplia y variada, por eso es uno de los destinos preferidos tanto de turistas como de expertos biólogos para apreciar las maravillas de la fauna natural. Ahora este extraño pingüino completamente blanco se ha vuelto la afección principal de este sitio.

Esta ave no voladora fue apariencia por primera vez por el supervisión turístico Jimmy Patiño, quien iba acompañado por una docena de visitantes. Estaban de paseo por Isla Isabela, en Ecuador, cuando un punto blanco sobre una roca llamó su atención y al acercarse descubrieron que era este pingüino.

Este ejemplar es doblemente inusual por dos razones: en primer división, por su plumaje color blanco, y en segundo, porque es muy extraño ver un pingüino en estas islas del Pacífico, pues normalmente prefieren el clima frío del hemisferio sur.

A primera olfato las personas creyeron que se trataba de un pingüino albino, pues este trastorno hereditario incluso se presenta en diferentes animales. Asimismo se llegó a considerar que era un ave de una nueva especie.

Sin secuestro, los expertos concluyeron que este pingüino en sinceridad presenta esa tonalidad adecuado al leucismo, una condición genética que solo produce una pérdida de pigmentación en las plumas, pero que mantiene el resto del organismo en un estado común. Este trastorno hereditario se diferencia del albinismo porque en este asimismo se presentan cambios en el color de los luceros y la capacidad visual.

Las probabilidades de observar un ave con leucismo, y sobre todo una ave acuática como estas, son muy reducidas. Así que podemos considerar afortunados a quienes lo vieron con sus propios luceros, y agradecemos que hayan podido tomarle fotos para que los demás podamos igualmente maravillar a este pingüino tan inusual.