Inventan un polémico dispositivo que te cierra la mandíbula para que no comas y bajes de peso

0
113

No más excusas para no asomar la dieta. Con este nuevo dispositivo, la gentío va a sujetar de tallas sí o sí porque evita que puedan ingerir alimentos solidos manteniendo su mandíbula cerrada con imanes.

Un categoría de investigadores de Reino Unido y la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, se propusieron crear el “primer dispositivo de pérdida de peso del mundo para ayudar a combatir la epidemia mundial de obesidad ” y el resultado fue suficiente efectivo pero incluso muy criticado.

El invento es un dispositivo intraoral que se fija a las muelas superiores e inferiores y tiene imanes con pernos de sitio para que la persona solamente pueda cascar dos milímetros de su mandíbula, permitiendo la respiración y el deje, pero limitando la ingesta de alimentos sólidos.

Esta máquina fue aguado DentalSlim Diet Control y está diseñado para que la muchedumbre tenga una dieta líquida durante un período tan prolongado como se necesite. Durante ese tiempo se calma que sus hábitos alimenticios cambien.

El dispositivo fue probado con siete mujeres voluntarias, a quienes se les instaló y se les ofreció una dieta líquida. Al final del experiencia, ellas perdieron el 5.1 por ciento de su peso, es sostener, bajaron en torno a de 6.3 kilos.

El profesor a cargo de este invento dice que la obesidad es un oneroso problema de lozanía a nivel mundial y que cumplir con una dieta adecuada es lo único que ayuda a combatir esta enfermedad.

La principal barrera para las personas para una pérdida de peso exitosa es el cumplimiento y esto les ayuda a establecer nuevos hábitos, permitiéndoles cumplir con una dieta desaparecido en calorías por un período de tiempo. Positivamente pone en marcha el proceso. Es una alternativa no invasiva, reversible, económica y atractiva a los procedimientos quirúrgicos.

– Profesor Paul Brunton, vicerrector de Ciencias de la Vigor de la Universidad de Otago

Desafortunadamente, este “tratamiento” se volvió muy polémico cuando fue mostrado en Internet. Encima de tener un precio de 24 000 dólares (o sea que no es tan crematístico, profesor Brunton), a muchas personas les pareció una medida muy extrema, casi como una tortura, y asimismo resaltaron otros posibles problemas.

Encima de la dificultad para charlar reportada por las mismas mujeres que lo probaron, se reconoció que existe peligro de asfixia si le persona vomita y que a posteriori de nueve meses de uso puede suscitar enfermedades en las encías.

Nadie niega que la obesidad sea un problema. Según los datos del estudio, 1900 millones de adultos en todo el mundo tienen sobrepeso, 650 millones son obesos, y tener sobrepeso u obesidad provoca rodeando de 2.8 millones de muertes al año. Así que es una situación muy preocupante que tal vez requiera medidas extremas.

¿Ustedes se atreverían a fertilizar un tratamiento así de inusual con tal de descender de peso o prefieren comprometerse efectivamente con las rutinas en el estadio y, sobre todo, renunciar a la comida engordadora?