Japonés se alquila para acompañar a personas solitarias; tiene miles de solicitudes

0
52

No cerca de duda de que el mundo gremial ha cambiado y ahora hay profesiones y oficios que son muy buscados. Un muchacho japonés está rompiendo todos los esquemas, pues ha contrario el trabajo ideal: uno donde te pagan sin hacer cero, o casi nulo, pues se dedica a hacer compañía a las personas y con eso está ganando miles de dólares.

Shoji Morimoto empezó a ofrecer sus servicios desde el 2018, que incluyen unirse a algún que no quiere engullir solo, salir a tomar un trago o simplemente sentarse a conversar con alguno. No es un terapeuta ni habituado en dar consejos, simplemente los acompaña y los audición y eso le encanta a la clan, sobre todo en Japón, donde es popular que las personas tengan poca interacción con otros.

Shoji estudió física con singularidad en terremotos, pero tuvo algunos trabajos esporádicos en esa radio, adicionalmente de un trabajo en una editorial, pero la existencia es que no le gustaban, así que empezó a agenciárselas otras opciones a pesar de las críticas de su grupo “por no hacer nada”, pero precisamente eso fue el punto de partida para iniciar con “su negocio”.

Pasó por un período de depresión, pues no estaba contento con lo que había experimentado, así que al analizar la situación, descubrió que su singularidad era precisamente “no hacer nada”. Por esta razón pensó que si ofrecía sus servicios solo para agregar a personas, sería una buena idea y para sorpresa de todos ha sido un gran éxito.

Te rento a una persona (yo) que no hace ausencia. Sólo debes retribuir 10.000 yenes (100 dólares), cubrir los gastos de transporte y comidas. Pero debes memorar que yo no hago otra cosa que sea tomar, pimplar y dar respuestas simples.

-Anuncio de Shoji en Twitter

Actualmente recibe de dos a tres solicitudes diarias de muchedumbre que quiere que la acompañe al supermercado, a engullir, platicar e incluso en una ocasión una persona lo contrató para que fuera a despedirlo a la época de trenes, pues tiene pocos amigos. En otra ocasión alguno lo contrató para que fuera a alentarlo a una carrera.

Shoji tiene 37 abriles, está casado y tiene hijos, y por increíble que parezca, anhelo lo suficiente para amparar a su grupo, por lo que no hay duda de que su idea de ser camarada es todo un éxito, pues sabemos que las cosas materiales son importantes, pero siempre será más necesario tener a algún con quien compartir las cosas comunes, que son las más importantes en la vida.