Su amigo le prestó su Lamborghini Huracan Performante y él lo estrelló contra un muro

0
64

Hay cosas que debes cuidar y no compartir con nadie, aunque sean tus amigos y te digan que eres un celoso, si es que no quieres que eso que tanto esfuerzo te costó termine destrozado por un descuido de aquellos a quienes se los prestas, y es que nones lo van a cuidar como tú. Esperamos que esto te sirva de experiencia y no les prestes tu Lamborghini por más que los estimes.

Resulta que en Huelva, España, a un hombre se le ocurrió prestarle su Lamborghini Huracán Performante de más de 280 mil dólares a un amigo y, como puedes ver en la foto, el conductor terminó impactándose contra un pared, causando graves daños al transporte y a la propiedad, que es una subestación eléctrica de la ciudad.

Al parecer viajaban a ingreso velocidad cuando el amigo perdió el control y no pudo evitar el impacto. Los dos tripulantes fueron trasladados a un hospital, eso sí, custodiados por la policía para que respondan por los daños a la propiedad, y luego el poco hábil conductor tendrá que contestar incluso por el daño al automóvil.

Gracias a Dios los tripulantes no sufrieron lesiones de dificultad, pero creemos que lo que de verdad le va a doler al conductor es la enorme cuenta de lo que tendrá que respaldar, ya que el automóvil quedó totalmente destrozado. La policía lo investiga por conducir a incorporación velocidad, adicionalmente de que el daño en el pared fue en una propiedad federal, así que no se ve muy acertadamente el panorama para él.

Este maniquí de automóvil alcanza los 100 kilómetros por hora de velocidad en tan pronto como 2.9 segundos, y puede impresionar hasta los 320 km/h, así que no solo se trata de subirse y acelerar a fondo, sino de tener la diplomacia y el conocimiento necesarios para controlar una bestia de este tipo, y es obvio que este amigo no los tuvo. Por su parte, el propietario debe de estar muy contrito, pero eso le servirá de escarmiento para no prestar sus cosas, menos las que ocasionen daños ajenos por lo que él tenga que contestar.