Toda la presión sobre Piñera: estudio muestra que candidatura del ex presidente tiene la mayor cobertura de prensa antes de las primarias

0
516
loading...

Sebastián Piñera supera por allí a todos los demás candidatos a las primarias presidenciales del próximo domingo, pero no sólo por trabajo de su comando por mantenerlo siempre en la memorándum pública, sino que incluso por los temas que más le incomodan, como el de sus conflictos de interés.

Así lo revela un estudio de big data cuidado de guisa conjunta por el Centro de Investigación Sociedad, Patrimonio y Civilización (Cisec) y el Centro interdisciplinario de investigación, ampliación e innovación (Citiaps), los dos dependientes de la Universidad de Santiago (Usach).

El documento indica que “de las candidaturas que participarán en las primarias, la fuerza en prensa de Sebastián Piñera (5.814) adelanta con creces los registros de sus competidores. Más atrás y en una segunda posición, le siguen Beatriz Sánchez (2.094), quedando en tercer lugar José Manuel Ossandón (1.017), en cuarto lugar Felipe Kast (1.003) y finalmente Alberto Mayol (613)”.

Agrega que en el caso del ex mandatario, su fuerza en los medios “es mayor que la suma de las cuatro candidaturas que también estarán en la papeleta el próximo 2 de julio”. Se trata de un predominio que se atribuye a “la capacidad del ex mandatario y su comando para instalarse en la agenda de los medios a través de la instalación de hitos políticos específicos. En segundo término, la concentración mediática se explica por temas asociados a conflictos de interés”.

Respecto al Frente Amplio, el estudio indica que “la fuerza en prensa de la candidata Beatriz Sánchez es superior a la del candidato Alberto Mayol, sin embargo, y sobre todo desde fines de abril, comienzan a demostrar un movimiento similar y en ascenso para el mes de mayo”.

Asimismo midió la cobertura en los medios de los candidatos presidenciales que no van a las primarias. Es así como establece que el senador y candidato de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, presenta un leve predominio sobre la senadora y abanderada de la DC, Carolina Goic. “Sin embargo, si se compara respecto al desempeño de las candidaturas presidenciales de los bloques en competencia, la fuerza de ambos candidatos es mucho más estrecha que las diferencias que presentan Piñera y Kast-Ossandón por el lado de Chile Vamos; y Sánchez y Mayol por el lado del Frente Amplio”, dice el estudio.

Asimismo, plantea que “desde febrero en adelante, las trayectorias alcanzadas por las candidaturas oficialistas es bastante similar. Pareciera ser que el fraccionamiento interno de la Nueva Mayoría y los enfrentamientos cruzados en que han incurrido sus respectivas candidaturas, representan un aliciente que potencia la fuerza de ambos senadores en la prensa escrita”.

Bloques políticos

Y en cuanto a los bloques políticos, el noticia sostiene que “la configuración de un sistema político que transita de una lógica duopólica a una de tres tercios, pareciera verse confirmada si se observan los registros de la prensa al momento de identificar la fuerza con la que aparecen los principales bloques que disputan la agenda política dentro de un año marcado por las exigencias del calendario electoral, vale decir: La Nueva Mayoría, Chile Vamos y el Frente Amplio”.

Agrega que “a diferencia del absoluto predominio que alcanza la fuerza en prensa de las coaliciones políticas tradicionales en el contexto de las elecciones municipales del año 2016, las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias mostrarán en el registro de la prensa escrita una nueva imagen de la geografía política del país, en la cual se observa claramente la fuerza conceptual de tres bloques políticos en la concentración de la agenda”.

Asimismo, detalla que la distribución de la fuerza en prensa de los bloques políticos durante el período marzo – mayo del año 2017, ubica a la Nueva Mayoría en primer ocupación (7.553), en segundo puesto se instala el Frente Amplio (5.707), cerrando la relación Pimiento Vamos (3.157)”.

“El Frente Amplio ha acabado estabilizar su fuerza durante los últimos meses, consolidando una sedimentación semántica que es muy probable que se estabilice en el tiempo, al menos, hasta que haya finalizado el período eleccionario en curso”, explica.

loading...