Trabaja como repartidor y aprovecha el tiempo libre entre pedidos para estudiar en plena calle. Tres empresas le ofrecieron apoyo

0
51

La existencia de Carlos Alegre, un mozo de 24 abriles, es igual a la de muchos, estudiar una carrera universitaria por las mañanas y trabajar tarde – incertidumbre, para poder cubrir sus estudios y gastos personales. Sin bloqueo, su historia se volvió vírico recientemente luego de que se difundiera una fotografía del verde, donde se observa en alguna calle de Málaga – España, a media incertidumbre sentado frente a un mentira con sus apuntes en la mano.

Carlos, quien trabaja como repartidor, aprovecha sus tiempos libres entre pedidos para repasar y estudiar lo gastado en clases. El tierno se dedica a estudiar ingeniería automotriz por las mañanas, mientras que en las tardes y noches trabaja repartiendo comida a domicilio en una moto. Luego de difundirse la imagen de este humilde y dedicado novicio, en el que se pudo notar su interés por salir delante y ser un gran ingeniero, tres empresas han decidido apoyarlo, ofreciéndole becas de educación.

Desde entonces, Carlos se ha convertido en un gran ejemplo y motivación para muchos; encima de que gracias a su esfuerzo, entusiasmo, dedicación y ayuda de estas empresas, podrá seguir persiguiendo su sueño. Su historia ha hexaedro la dorso al mundo y es una gran muestra de que cuando se quiere, se puede.

Nunca dejes de contender por tus sueños. No te vayas sin compartir esta gran historia.

La entrada Trabaja como repartidor y aprovecha el tiempo redimido entre pedidos para estudiar en plena calle. Tres empresas le ofrecieron apoyo se publicó primero en Porque no se me ocurrio.