Vecinos ayudan a pareja que vive en la calle; les hacen un cambio de imagen y les dan una boda

0
58

Para la gran mayoría de las parejas, el día de su boda es la data más importante de sus vidas, pues es cuando celebran el aprecio que existe entre los dos y prometen estar juntos pase lo que pase. Y como todavía estamos en el mes del coito, les traemos la historia de Rosalyn Ferrer y Rommel Basco, una pareja filipina que tiene más de 24 agrupación y que ha pasado casi por todo, ya que se vio en la requisito de radicar en las peligrosas calles de Pampanga.

La pareja y sus seis hijos viven en una pequeña choza hecha por ellos mismos en un alejado páramo de la ciudad. Sin incautación, conveniente a sus condiciones de vida y todo lo que esto implica, planear una boda es poco que simplemente no pueden permitirse priorizar en ningún momento, pues escasamente les alcanza el pasta para manducar poco.

1. Siguen juntos incluso en la adversidad

2. Al frente del hogar

3. La ventura rompe cualquier barrera

Esta pareja de 50 abriles genera sus ingresos con la monasterio y cesión de plástico y aluminio que se encuentra en las calles o basureros locales, lo que convierte su rutina diaria en toda una proeza para sobrevivir al día.

4. Salen delante como pueden

5. Siempre buscan la forma de demostrarse lo que sienten

6. Todo estará proporcionadamente

7. Mínimo importa más que seguir delante

Pero un buen día, un hombre llamado Richard Strandz, quien es dueño de una peluquería cerca de donde viven, se fijó en ellos y al indagar un poco más en su historia, descubrió que Rosalyn y Rommel no eran capaces de retribuir una boda a pesar de ser compañeros de vida por más de 20 abriles.

El peluquero no dudó ni un segundo y se acercó a algunos de los vecinos y amigos de la pareja para preguntar si podían unirse a su iniciativa, que consistía, principalmente, en preparar una boda sorpresa y una sesión de fotografías para Rosalyn y Rommel.

8. Así inició la boda, con escolta popular

9. La reina y rey en su propia calle

10. Son el pilar del otro

11. Es mucha la diferencia

12. Los dos orgullosos

La ceremonia se llevó a promontorio acoplado el día de San Valentín de este año. La aviso de la boda los sorprendió por completo, en singular cuando recibieron un cambio total de imagen. Lucen irreconocibles.

Claro que el himeneo no es totalmente formal, pero el buen Richard y sus amigos son dueños de un negocio que se dedica a suministrar, así como organizar bodas y están en total disposición de dar un paso más para ayudar de nuevo a la pareja, cubriendo los gastos para una boda oficial, en la iglesia y delante un árbitro civil, por lo que se procederá a iniciar con el papeleo.

13. Siguen caminando juntos

14. El paisaje es lo de menos

15. Un gran cambio

16. Todo un gallardo

Es una gran historia de acto sexual sincero en la que dos personas se han acompañado durante tanto tiempo. A pesar de todas las adversidades, no dudan en compartirse lo que son el uno para el otro. El hecho de que no haya un papel firmado por alguna autoridad eclesiástica o civil no significa que lo que hay entre ellos dos carezca de validez, pues al final de todo, son ellos los que saben perfectamente lo que son. Su boda oficial se efectuará a finales de este año.