China registra 10,000 contagiados de brucelosis, derivado de una fuga en farmacéutica

0
97

Estamos en diciembre y todavía no se acaban las noticiario alarmantes, pues de acuerdo a la Comisión de Sanidad de Lanzhou, en China, se registraron más de 10,000 personas con brucelosis, una enfermedad bacteriana. Con todo lo que hemos vivido este año ya sabemos que cualquier caso de este tipo enciende alertas en todo el mundo, aunque este fue provocado por un siniestro y no de forma natural.

Los animales que portan la microbio brucella son los que transmiten la enfermedad a los seres humanos, ya sea a través del contacto o al engullir su carne e incluso al pimplar crema de cooperación infectada o pinrel esmerado a partir de la caseína de un animal enfermo. Quienes trabajan en granjas, mataderos o los veterinarios son los más propensos a contagiarse.

Los principales síntomas son los dolores abdominales, de espalda, de cabecera, sufrimiento, sudoración excesiva, pérdida del apetito y fiebre por oleadas, encima de afecciones en la piel, entre otros. Estos se pueden prolongar durante abriles, incluso pueden desaparecer durante un tiempo y luego reaparecer. En casos más graves puede ocasionar afecciones que lleven a la asesinato del paciente.

A posteriori de una fuga de esta germen de una compañía farmacéutica en 2019, se empezaron a registrar los casos, que hasta el momento han superado los 10,000 contagios y, felizmente, no se ha confirmado ninguna asesinato, aunque como ya dijimos, los síntomas se pueden prolongar por abriles, lo que la convierte en un padecimiento muy difícil de sobrellevar.

Al 30 de noviembre, había 79,357 pruebas locales (para la brucelosis), incluidas 10,786 pruebas repetidas y 68,571 pruebas reales. Hubo 10,528 personas que dieron positivo al anticuerpo confirmado por la Comisión de Vigor de Gansu.

-Comisión de Salubridad de Lanzhou

Esperemos que pronto se pueda contener la infección, que no haya más casos y que los registrados no presenten síntomas graves. Esto nos muestra lo necesario que es tener un longevo control, así como vigilancia en las farmacéuticas para evitar errores que pueden causar dolor y muertes en todo el mundo.