Juntos pero no revueltos: las articulaciones del PC y el Frente Amplio en los primeros días de la Convención

0
38

Elisa Loncon y Jaime Bassa. Esa fue la dupla que levantó el Frente Amplio (FA) antiguamente de la instalación del 4 de julio y, aunque tuvo críticas desde independientes y de los representantes de pueblos originarios, fue la que finalmente se impuso, gracias a un acuerdo que se concretó en la segunda revés, en el caso de la presidencia, y en la tercera, respecto a la vicepresidencia. Ese fue el primer indicio de que el eje con la hegemonía y la capacidad articuladora en la Convención estaría en el FA, más allá de Apruebo Dignidad, pues no actuó 100% coordinado con el Partido Comunista (PC) y la Confederación Regionalista Verde Social (FRVS).

En la interna, constituyentes del PC aseguran que, si admisiblemente hay un trabajo permanente con el Frente Amplio, se ha priorizado el realizado como Pimiento Digno, es opinar, con la FRVS, y que incluso se ha tratado de tender lazos con otras fuerzas, haciendo guiños a la Índice del Pueblo y a un sector de los pueblos originarios. Por eso es que el PC se cuadró tras Isabel Godoy, cercana a ese partido, que fue la carta que compartieron para la presidencia con constituyentes indígenas no mapuche –a excepción de Navidad Llanquileo–, con la Inventario del Pueblo y otros independientes.

Así que tanto el PC como el FA, en tanto colectividad, han mantenido una articulación, aunque sin asistir a conformar una relación estrecha o privilegiada. La intención ha estado puesta más aceptablemente en ir ampliando la hegemonía que lógicamente capitalizó Apruebo Dignidad, por su cantidad de constituyentes (28 en total), corriendo el eje con destino a la transversalidad, sumando independientes, una parte de la Letanía del Pueblo y los constituyentes indígenas, que en conjunto han sacado delante declaraciones, acuerdos y votaciones, como la de los presos de la revuelta.

Estos acercamientos se lograron al unirse al llamado de la Vocería de los Pueblos (independientes, Plataforma Feminista, indígenas, Repertorio del Pueblo, entre otros), que abrió el espacio de los Constituyentes Autoconvocados, donde se sumaron comunistas, frenteamplistas, socialistas y hasta Independientes No Neutrales.

En el Frente Amplio explican que, desde el día de la votación, el agrupación con los independientes en sus cupos comenzó un trabajo profundo, coordinado, y por eso sus actuaciones han sido “más cuadradas”. Ya una vez admisiblemente cohesionados, comenzó el trabajo con el resto de Apruebo Dignidad. La viejo cantidad de constituyentes y la desemejanza del FA –dicen en esas filas– permitió que se lograra, desde antiguamente de la instalación, forjar lazos. Por ejemplo, de Fernando Atria con el PS, su expartido, o de Ignacio Achurra con Malucha Pinto, todavía PS, en temáticas de civilización. Esto no lo ha conseguido de guisa independiente el PC, transmitido que tiene menos de la porción de constituyentes que sus socios.

Para Claudio Fuentes, analista y universitario de la Universidad Diego Portales, adicionalmente de director de Plataforma Contexto, consideró que en estos primeros días la situación en la Convención ha estado cruzada por una tensión interna existente entre el PC y el FA, y que se han instalado tendencias más radicales y más moderadas interiormente de este agrupación. “Hay que tener una referencia de que el PC en la Convención es muy pequeño, son 7 constituyentes, por lo tanto, la fuerza que tienen es muy baja en relación con el Frente Amplio y otras fuerzas, como el PS, que son 15. A mi juicio, lo que está pasando es que, más que uno hablar del PC y el FA, es hablar de tendencias más o menos radicales, o más o menos moderadas dentro de la Convención. Se conforma un eje que es de izquierda, pero más moderado, como es RD, Convergencia Social, versus el PC”, sostuvo.

El analista político Andrés Cabrera señaló, por su parte, que en la Convención se desplazó el control hegemónico a este nuevo conglomerado de Apruebo Dignidad, el que históricamente, en el proceso transicional, estuvo de guisa duopólica centrado en el eje PS-DC y con una capacidad de veto de la UDI. Sin requisa, en la CC ese eje se corrió al FA y el PC, lo que se fue gestando post 18 de octubre de 2019.

“El Frente Amplio al parecer ha tomado un tanto la delantera con esa capacidad hegemónica. ¿A qué me refiero con hegemónica? Al liderazgo, capacidad de aglutinar alianzas, el Frente Amplio tiene al parecer más capacidad de diálogo, mayor efecto político”, recalcó Cabrera, quien agregó que asimismo los frenteamplistas han mostrado una opción más gradualista, mientras el PC una postura más rupturista, por ejemplo, con terminar con el quórum de dos tercios, sobre lo que emitieron una exposición en que, incluso, plantean paralizar la Convención.

¿Quiénes son los articuladores?

En el Partido Comunista ha tomado la vara el exministro Ámbito Barraza, quien ha hecho de coordinador de ese reunión y de articulador con otras sensibilidades políticas en la Convención. Todavía ha liderado ese trabajo Bárbara Sepúlveda, quien, por ejemplo, articuló una bancada transversal feminista, logrando acercamientos con el PS, Independientes No Neutrales y otros independientes. Hugo Gutiérrez ha tenido un rol de más bajo perfil, mientras que otros, como Vanessa Hoppe (independiente en cupo PC), han tenido un trabajo desde el inicio con la Vocería de los Pueblos, articulando adicionalmente redes feministas.

En el caso del FA, varios reconocen en Fernando Atria un liderazgo, sumado esto a sus conocimientos sobre el tema constitucional. Incluso Beatriz Sánchez, Daniel Stingo, Ignacio Achurra y Constanza Schönhaut, que han conseguido tender lazos con otras fuerzas.

Esencia es la osadía del Colectivo Socialista, que ha hecho primar sus relaciones con el eje de izquierda, que fracasó en la inscripción de primarias, con Apruebo Dignidad, por sobre la inclusión de los pocos constituyentes de sus compañeros de inventario del PPD, PR y DC. Incluso la valentía de Christian Viera, independiente en cupo DC, que ya es uno más de Apruebo Dignidad.

La Convención y la presidencial

Entre constituyentes fuera de este agrupación hay un temor de que la Convención se presidencialice y que el debate interno se adecue a la memorándum de los candidatos, presionando para apurar tal o cual tema, o que discusiones que se den en la CC sean tomadas por abanderados como propias. Si proporcionadamente consideran que es necesario, por ser dos espacios políticos en curso, varios independientes precisan que no van a permitirlo. “No lo vamos a permitir, vamos a evitar que se quiera también separar a los independientes para la conveniencia de los partidos”, manifestó una constituyente, que prefiere perdurar su nombre en reserva.

El analista Claudio Fuentes opina que el resultado de la primaria y sus posesiones podrían permear inevitablemente la Convención Constitucional, más allá de una rearticulación de alianzas políticas.

“No sé si va a tener una repercusión en la política de alianzas presidenciales. Lo que sí va a impactar es quién sea el candidato después de la primaria. Lo que diga el candidato. Si gana Jadue, puede tener una repercusión en la política de alianzas dentro de la Convención, por ejemplo, si se radicaliza. Si gana Boric, va a ganar con votos del pueblo socialista. Eso podría tener un impacto en el tipo de discusión que se dé en la Convención. La Convención se contamina del debate presidencial sí o sí. Imagínate la Convención en octubre discutiendo sobre pensiones. En un escenario presidencial puede tener un impacto muy importante en las decisiones o propuestas de los candidatos”, consideró Fuentes.

Entre los constituyentes de Apruebo Dignidad creen que no habrá una relación necesaria entre el tablado presidencial y la instancia constituyente. De hecho, hay una idea común de que se mantengan por carriles separados y no exista un finalidad en las alianzas que se han conseguido realizar en la Convención Constitucional, delante una tensión que ha ido escalando entre Daniel Jadue (PC) y Gabriel Boric (CS) en los últimos días de campaña.

El analista político y clásico de la Universidad Central, Ámbito Bronceado, en La Semana Política de El Mostrador, definió el estado contemporáneo de Apruebo Dignidad como tenso, tras el final debate televisado. “Ahí se generó una cierta tensión, Jadue salió muy inaguantable de ese debate, no le fue acertadamente. Salió a desavenir duramente al Frente Amplio a partir del día lunes con esta recriminación de que el FA habría concurrido con la votación de Boric a aprobar la Ley Antibarricadas, lo que ha generado cierta polémica”, apuntó Atezado.

A razón del analista, el FA ha inculpado que Jadue ha ensuciado la campaña, lo que tiene como sorpresa lo que se conoce técnicamente como “primarias divisivas”. “No sabemos cómo, en función de los resultados del domingo, puede continuar: si esta pelotón se va a proseguir incólume o si va a ser afectada”, sostuvo.

En la Convención, los representantes de este liga consideraron que los roces en la presidencial no deberían ocasionar sorpresa divisorio entre ellos. “La Nueva Constitución va más allá de una elección presidencial”, subrayó un constituyente del Frente Amplio. Adicionalmente, en el PC aseguraron que se deben cuidar los lazos que se han acabado hasta ahora y “sumar, no restar”, para conseguir mayorías.