La opción que maneja el Minsal ante alta demanda en UCI: reconvertir camas de los servicios de urgencia

0
33

Este pasado martes, el vaivén del Empleo de Salubridad reportó que sólo hay 145 camas críticas disponibles en toda la red integrada de Pimiento. Situación que preocupa oportuno a las advertencias de médicos y expertos de que el dilema de la “última cama” llegó.

En el Minsal están haciendo todo lo posible para aumentar la disponibilidad de camas. Lo mismo han hecho centros asistenciales, quienes han comenzado a mudar camas de sus urgencias en camas UCI. “Se están haciendo todos los esfuerzos en cuando a la gestión de la red integrada para que a nadie le falte la atención. Tenemos también el margen de seguridad de los servicios de urgencia”, dijo al diario El Mercurio, José Luis Novoa, superior de la división de trámite de Redes Asistenciales.

El patrón de urgencias de la Clínica Indisa, Leonardo Ristori, dijo al diario El Mercurio que de las 40 camillas disponibles, 10 ya fueron reconvertidas en camas críticas. Esto igualmente trae un problema: al tener menos cupos de emergencia, “hay gente que queda afuera, porque no te alcanza la cantidad de boxes para satisfacer la demanda”, lo que implica la valentía de “cerrar la puerta o juntar la puerta, y por lo tanto, no sé si es mejor el remedio que la enfermedad”.

Esta situación igualmente la advierte el cabecilla de urgencias de la red UC Christus, Pablo Aguilera. Según detalla, en toda su red, hay 48 camas de emergencia, ya que cinco fueron transformadas. Convertir la totalidad de las camas “no es lo óptimo para servicios de urgencias ni para los pacientes, porque utilizar camas que hoy en día ya son escasas en los servicios de urgencia, para poder atender pacientes críticamente enfermos y ventilados, el personal que está va a tener que dejar de ver las patologías que ingresan habitualmente”, por lo que no podrán ver otro tipo de pacientes, sino que “solo los que lleguen prácticamente muriéndose”.