Niño emprendedor vende aviones de papel para comprarse un celular nuevo

0
68

Arthur Ferreira dos Santos perdió su teléfono celular en el mar, por lo que tuvo que idear una forma de conseguir metálico para comprarse uno nuevo. El pequeño de siete abriles, originario de San Pablo, Brasil, decidió traicionar aviones de papel para conseguir su cometido.

De acuerdo al relato de su madre, él no le dijo ausencia acerca de su plan, por lo que al notar que no estaba en casa, salió a buscarlo muy preocupada, encontrándose con esta tierna campo.

A través de Facebook, Marcella Ferreira da Silva, la madre del último, compartió una fotografía de este contiguo a sus avioncitos de papel. La historia conmovió a muchos usuarios, en específico a su mamá, quien no dudó y le compró todas sus creaciones.

A él se le ocurrió hacer los aviones, pero yo no sabía para qué los estaba haciendo, no lo entendía. Se pasó todo el día diciendo que iba a hacer sus aviones de papel.

– Marcella Ferreira da Silva

Marcella relata que no encontraba a Arthur en la casa, por lo que pensó que estaba fuera jugando en la plaza más cercana a su domicilio. Cuando llegó ahí, lo vio sentado en una banca con todos sus aviones de papel. Aunque el pequeño estaba triste, no dejaba de repetir los precios de sus productos; el más pequeño valía 10 centavos, el mediano, 25 y el más prócer costaba un existente (.18 centavos de dólar).

Luego ella le preguntó por qué estaba vendiendo los avioncitos, a lo que el pequeño le respondió que era para comprarse un celular nuevo y que estaba muy triste porque otros niños se habían zaherido de su idea y hasta lo llamaron psicótico, ya que creían que nadie iba a utilizarse su peculio en poco así. Sin requisa, su madre llegó al rescate y le compró todos los avioncitos.

Estaba triste y le dije que le compraría todo por 3 reales (.55 centavos de dólar) y que iríamos a casa. Pero el dijo que eso no podía ser, pues ese metálico no era suficiente para comprar un celular nuevo.

– Marcella

La mujer dice que su hijo planeó emprender este pequeño negocio a escondidas de ella, pues pensó que si le avisaba, su madre no le hubiera dejado salir a traicionar, ya que no le permite salir solo a la calle.

Adecuado a que la historia se viralizó, muchos usuarios se conmovieron y buscaron a Marcella para ayudar al pequeño Arthur, quien ahora recibe donaciones para ayudarlo a comprar su teléfono. Vaya que sus aviones volaron allá, muy allá.

Sin confiscación, siempre habrá quien no esté de acuerdo con este tipo de casos, pues mientras unos admiran la determinación del chiquillo y lo apoyan, muchos otros emiten críticas por el hecho de que Arthur haya aparecido solo a las calles a traicionar sin el conocimiento ni supervisión de su madre, pero sinceramente eso carece de importancia al ver la solidaridad de la multitud.