No hay peor ciego que el que no quiere ver: Abbott está convencido de que “no hay ninguna pugna o pendencia” en el Ministerio Público

0
158

Una dura crítica formuló el ministro de la Corte Suprema, Carlos Aránguiz, al funcionamiento del Servicio Manifiesto. El “supremo” habló de un “triste espectáculo” y un clima de “pendencia” al interior de la Fiscalía, premeditadamente de la pugna entre el Fiscal Doméstico Jorge Abbott con el fiscal regional de O’Higins Emiliano Arias.

En un conflicto que se ha extendido por meses, Abbott intentó sacar del camino a Arias, tanto por la vía administrativa como constitucional, pero finalmente el mayor tribunal del país rechazó por abrumadora mayoría de 11 a 3 su petición para remover el díscolo prosecutor a quien acusaba de “mal comportamiento y la negligencia manifiesta”.

Abbott resultó magullado por los argumentos entregados en la sentencia por los magistrados, que solo reconocieron faltas de último empeoramiento. Incluso, el ministro Carlos Künsemüller sostuvo que las faltas imputadas por el Fiscal Doméstico “son más bien de bagatela”.

Pero el Fiscal Doméstico adicionalmente recibió el impacto de los dichos de Aránguiz, con sus declaraciones a La Segunda donde planteó que “ha sido un triste espectáculo ver a las más altas cabezas del Ministerio Público trabadas en una especie de pendencia interna, sin que ninguna de ella haga una autocrítica respecto de su rol por la imagen de la institución que, a no dudar y por la ignorancia reinante, afecta de algún modo a la del Poder Judicial”.

Abbott eligió la misma vía para reponer y a través de una carta a La Segunda expresó que “lamento profundamente las declaraciones del ministro Carlos Aránguiz en lo que respecta a mi persona” y es enfático en señalar que “no diviso ninguna pugna o pendencia al interior del Ministerio Público”.

“Considero que como fiscal nacional solo ejercí una facultad que me otorga la ley para solicitar la remoción de un fiscal regional por conductas que, a mi juicio, no eran compatibles con el estándar de comportamiento al que estamos obligados los fiscales de Chile”. argumenta.

Al referirse al resultado de la votación, Abbott comentó que “la Corte Suprema actuando dentro de atribuciones que le son exclusivas ha estimado, por una mayoría de sus integrantes, que dicho estándar es erróneo y yo, sin el menor comentario, acepté el fallo que me fuera adverso”.

El Fiscal Doméstico recuerda que una vez conocida la resolución de la Corte Suprema, lo único que señaló a la prensa fue que “no solicitaríamos la reposición de dicha resolución, la acatábamos como corresponde en un Estado de derecho y que haríamos todo lo posible por una reincorporación adecuada del hasta ese entonces fiscal regional suspendido”.

Lo previo –prosigue- “con el único fin de cuidar el clima laboral de fiscales y funcionarios de esa región, y el normal funcionamiento del Ministerio Público que, como máxima autoridad, tengo la obligación de resguardar”.

Querella de Arias

Pero si correctamente Abbott pareciera querer dar dorso la página, todavía hay algunas aristas que están abiertas y complican la convivencia al interior del Tarea Notorio.

A su retorno su área de trabajo en Rancagua, Arias ha regalado varias entrevistas donde ha sido enfático en que “Esto no es borrón y cuenta nueva y aquí no ha pasado nada”. Una de sus primeras decisiones fue querellarse contra el fiscal Sergio Moya –su antaño mano derecha- y el ex fiscal Pablo Gómez por tráfico de influencias, violación de secreto y obstrucción a la investigación. El memorial salpica al Fiscal Doméstico, porque el expediente acusa una “coordinación” entre Moya y Abbott para sacarlo de importantes causas

El abogado de Arias, Marcos Contreras, reveló a Radiodifusión Cooperativa que cuenta  con”audios de Whatsapp que le fueron requisados a Moya en su calidad de imputado en el contexto del caso Huracán, donde le dice básicamente a Abbott que va a denunciar al fiscal Arias, que ‘le va a sacar la máscara de superhéroe’, a lo cual el fiscal Abbott le da su aprobación para hacerlo”.