Protocolo ético del Covid-19 llama a priorizar “cuidar” pacientes antes que “curar” y apunta a la “muerte digna”

0
146

La Mesa Social Covid-19 le encargó a uno de sus integrantes, el rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, elaborar un protocolo ético que permita a los médicos lanzarse a qué paciente se priorizará en la atención sanitaria cuando los posibles escaseen.

El marco flagrante indica que en el país existen 1.229 respiradores mecánicos, de los cuales el 80% ya está siendo ocupado para tratar a uno de los contagiados por coronavirus.

Por eso, delante la eventual yerro de bienes, el documento establece que se debe priorizar el “cuidar” a los pacientes, antaño que curarlos, ya que habrá algunos casos donde esto final no será posible.

“Debe quedar establecido que los criterios de admisión y alta son flexibles y se deben evaluar en relación con el momento de la pandemia y estos deben estar en constante evaluación. El tratamiento médico debe ser proporcionado a la condición del paciente, y se deben tomar en cuenta las condiciones de base previas”, dice el protocolo, que especifica que la años, por sí sola, no es el único número para arriesgarse qué hacer con los adultos mayores.

“Utilizar todos los medios disponibles no significa realizar un ‘ensañamiento terapéutico’ cuando los pacientes no requieren un tratamiento o una terapia invasiva debido al pronóstico de la enfermedad o a sus patologías de base”, agrega la propuesta.

Sobre el ingreso de pacientes a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), esta bono requerirá una evaluación clínica periódica y que “el apoyo terapéutico debe ser proporcionado a la condición del paciente”, donde será crucial contar con una segunda opinión médica.

Yuxtapuesto a lo preliminar, el documento plantea que todos los recintos de inscripción complejidad deberán tener Comités de Ética, que son grupos de profesionales al interior de los hospitales que deciden qué hacer delante dilemas médicos. En Santiago, existen en los grandes hospitales y clínicas, pero el rector pedirá al Empleo de Sanidad confirmar que existan en regiones.

Adicionalmente, se insiste “en que en los casos de los pacientes con severas condiciones y enfermedades de base y en pacientes terminales, indicaciones tales como medidas paliativas, el acompañamiento psicológico y espiritual son aspectos claves dentro de la evolución hacia una muerte digna y en compañía de sus familiares y seres queridos”.

Apoyo a los trabajadores de la salubridad

El documento asimismo afirma que hay que resguardar de forma urgente a los trabajadores de la lozanía entregando no solo herramientas de protección, sino que todavía apoyo psicológico y emocional.

“Es muy necesario evitar el agotamiento físico y mental, situación conocida y que puede presentarse dentro de la evolución de estas pandemias. Hay que recordar que todos estos profesionales tienen familiares a quienes temen contagiar, los cuales están en permanente riesgo de adquirir el virus”, dice.

Encima, se solicita “cuidar al personal de salud en los ritos y en el respeto a la ocurrencia de situaciones que involucren a pacientes muy graves, fallecidos y otras situaciones que pueden significar gran dolor y duelo en las familias”. U. de los Andes, U. San Sebastián, U. del Crecimiento, la Sociedad Médica de Santiago y el Hospital Naval, entre otros.

En la elaboración del protocolo de Sánchez participaron expertos de bioética y ética clínica del Colegio Médico, la U. Católica, U. de Pimiento, U. de los Andes, U. San Sebastián, U. del Incremento, la Sociedad Médica de Santiago y el Hospital Naval, entre otros.

Lee el protocolo de forma completa en el ulterior link.