Su novia lo abandonó y él se hizo cargo de su bebé; no todos se van ‘por cigarros’

0
87

Desgraciadamente, conocemos muchas historias de padres que dejan a sus hijos, pero igualmente existen madres que se desentienden y es el hombre quien se hace cargo de cuidar, educar y darle todo el aprecio a su pequeñito, como Luis Fernando Palacios, un verde de Monterrey, México, quien decidió quedarse al costado de su retoño, demostrando que cuando se quiere, un padre no solo es bueno para “ir por cigarros”.

Luis tuvo una breve relación con una vecina, pero la chica quedó grávida y esto trajo problemas, como la exigencia de la clan de ella para que se casaran, pero él no accedió. Encima, la madre insistía en interrumpir el gravidez porque no quería tener un hijo en ese momento, pero él no estaba de acuerdo, aunque no tenía otra opción más que aceptar la valor que ella tomara.

Total, pues era una audacia de ella aunque yo no quería y estaba rotundamente en desacuerdo. No podía hacer mínimo, ya que era su cuerpo y ella decidía. A mí me tocó callar y alejarme, optó por tomarse unas pastillas y desde ese momento me dijo que ya no iba estar gestante.

-Luis Fernando

Sin confiscación, en una turista al tocólogo supieron que el bebé seguía creciendo en el vientre y estaba sano, con 18 semanas de preparación, por lo que consideraron que el pérdida no era una opción. Así que continuaron con el corte, aunque Luis comenta que la madre parecía no estar de acuerdo, lo que se evidenció desde el momento en que el pequeño Fabri llegó al mundo, pues poco a poco ella se fue alejando.

Fue a visitarlo al tercer día (de nacido), 30 minutos solamente y posteriormente de ahí pasó una semana, ya era cuando me estaba moviendo con mis abogados. Antiguamente de eso, mis abogados no querían tomar mi caso porque nunca les había tocado poco así que lo hayan dejado (al bebé) antaño de registrarlo.

Frente a la horizonte de la madre, Luis buscó la forma judicial de tener la custodia de Fabri, lo que finalmente logró con sus abogados y porque ella siquiera opuso resistor, aceptando suceder solo algunos momentos con el chiquillo y ser ella quien pagara pensión alimenticia para la manutención del beocio. Adicionalmente, Luis temía cada vez que se lo llevaba porque dudaba que le brindara los cuidados necesarios.

Ella dará pensión alimenticia de 200 pesos por semana (que no los ocupaba), tenía derecho de verlo las horas establecidas, así fueron dos meses, pero en eso era un sufrimiento porque no sabía si lo cuidaba proporcionadamente o si lo alimentaba perfectamente.

En abril del 2020 se cumplió un año sin que la madre preguntara siquiera por el criatura. Sin bloqueo, no ha hecho desidia porque la mamá de Luis ha ocupado ese espacio. Encima, todo el cariño y cuidados que le brinda su padre han sido suficientes para que Fabri crezca sano y rodeado de todo el bienquerencia que necesita. Esto es un ejemplo de que no siempre los padres son los que salen corriendo delante una responsabilidad tan holgado.